La UNT y los letrados piden que el CAM dé espacio a académicos

Cerisola manifestó que pedirá una audiencia urgente con el titular subrogante de la Cámara. La universidad pública aspira, cuanto menos, a tener la exclusividad en la corrección de las pruebas de los aspirantes a jueces.
La Legislatura no se apresure en sancionar mañana una ley que organice el Consejo Asesor de la Magistratura (CAM) sin escuchar a todos los sectores. Mucho menos, sin sopesar exhaustivamente todas las aristas la importancia de la participación en ese órgano del estamento académico, por medio de la Universidad Nacional de Tucumán. Esta fue la conclusión de la reunión que ayer mantuvieron integrantes del consejo directivo del Colegio de Abogados de la capital con el rector de la UNT, Juan Alberto Cerisola, que asistió acompañado por la vicerrectora, María Luisa Rossi de Hernández, así como por el decano y el vicedecano de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, José Luis Vázquez y Miguel Marcotullio, respectivamente.

Durante el encuentro, Cerisola se mostró sorprendido y hasta molesto por el hecho de que se considere como "tema cerrado" la aprobación del proyecto de ley que impulsa el oficialismo para que al CAM lo integren seis miembros (tres legisladores, un vocal de la Corte, un magistrado de un estamento inferior y un abogado). Por eso, el rector anticipó que solicitará una audiencia de urgencia para que lo reciba, en compañía de las autoridades de la Facultad de Derecho, el presidente subrogante de la Legislatura, Sergio Mansilla.

Cerisola fue contundente. "Agradezco la lucha de los abogados, que bregaron por su integración y la de la UNT, en el futuro CAM. Ha sido un gran esfuerzo en pos de la institucionalidad. Por eso no puedo creer que se diga que esto está cerrado. No me parece democrático. Solicitaremos que los académicos de la universidad tengan exclusividad en la corrección de la prueba de oposición", deslizó.

Anteriormente, Eudoro Aráoz, presidente del colegio profesional, había advertido que el proyecto del oficialismo, además de no preveer la participación de los académicos como estamento en propiedad en el CAM, establece que los exámenes de los postulantes a cubrir cargos en la judicatura serán evaluados por un tribunal integrado por magistrados, abogados o académicos de reconocida trayectoria provincial o nacional. "Esto implica que ni siquiera está asegurada la intervención de la UNT en ese jurado", alertó Jorge Cheín, vicepresidente de la institución.

El optimismo de Vázquez

Cuando le tocó opinar, Vázquez lo hizo con tono optimista. "Recibí con beneplácito el avance de que se admitiera la participación de los abogados en el CAM, aunque quizá no en la modalidad pretendida. Hacemos un reconocimiento expreso a lo hecho por el Colegio de Abogados en favor de una integración equilibrada y pluriestamental del CAM, en el que haya espacio hasta para la universidad pública. Gracias a ese esfuerzo se recapacitó y ahora se camina hacia una discusión seria", recalcó.

La lógica de los antecedentes, según Vázquez, demuestra que la universidad (por medio de la UNT) ha participado del CAM que funcionó en Tucumán entre 1991 y 2003, y aún lo hace (por medio de un representante) en el Consejo de la Magistratura de la Nación. De todos modos, aclaró: "si bien sería altamente positiva la participación de la UNT, su ausencia no descalificaría ni deslegitimaría al CAM, porque se ha avanzado mucho y ahora hay mayores márgenes de equilibrio. No obstante, aún hay tiempo para que, por medio del diálogo, se logre que el CAM no deje dudas en la sociedad y para que sea lo mejor posible".

Comentá la nota