Con letra y música de la vieja política

El secretario del legislador, de apellido Falzetti ofreció a una familia con problemas de salud organizar en Rosario un festival solidario para conseguir fondos. Las donaciones de grandes empresas no aparecen. Sólo recibieron 3800 pesos.
Un recital solidario a beneficio de una joven operada de sifoescoliosis, se transformó en un fraude para la familia. "Los organizadores nos dieron parte del dinero recaudado después de que amenazamos con llamar a los medios. Pero la donación que el senador (Alberto) Crosetti prometió no nos llegó nunca, tampoco el dinero de los bonos que compraron unas diez empresas por un valor de mil pesos cada una. El secretario privado de Crosetti, Martín Falzetti, que estuvo a cargo de todo se borró", contó a Rosario/12 Sandra Leal, madre de Stefanía Frade, la paciente damnificada. El evento tuvo lugar el viernes 15 de enero pasado en el Monumento Nacional a la Bandera, donde una decena de artistas se presentó gratuitamente con el objetivo de ayudar a la familia de la joven a pagar los treinta mil pesos que costó la operación. Lo cierto es que la recaudación completa no habría llegado a las manos de la familia que todavía adeuda al Sanatorio Americano unos 17 mil pesos. "Tenemos miedo de perder la casa donde vivimos. Vamos a ir a la justicia porque esto es una estafa también a la gente", anunció Leal, una mujer desocupada y de escasos recursos. Según datos oficiales en el Gran Rosario hay unas 700 mil personas sin obra social.

La sifoescoliosis de Stefanía comenzó cuando ella tenía apenas diez años. Al principio parecía solo una desviación en la columna, pero la enfermedad fue avanzando y provocándole problemas cardíacos y pulmonares, afectó sus riñones y hasta le restó movilidad a sus piernas. Tenía sólo 15 años y su vida estaba en riesgo cuando el cirujano Ariel Ríos Formia dijo que la operaría gratis apenas estuviera la prótesis, que tiene un valor de 93 mil pesos, cifra inalcanzable para la familia. Después de siete meses de peregrinar por distintas dependencias públicas de diferente jurisdicción, el Ministerio de Desarrollo de la Nación donó la prótesis requerida y el 29 de diciembre Ríos Formía realizó con éxito la intervención a la menor.

Pero hubo una complicación respiratoria que obligo a la paciente a permanecer seis días en terapia intensiva. "Entonces los costos pasaron de veinte mil a treinta mil pesos. Yo pedí ayuda en los medios y Martín Falzetti, se presentó como el secretario del senador y nos dio la idea de organizar el festival", relató Leal.

El organizador convocaba al público en general y también prometía publicitar a todas las empresas solidarias que compraran un bono de mil pesos. "Durante el show Falzetti nombró a diez empresas que adquirieron esos bonos, pero nosotros al dinero no lo vimos nunca. La escribana que estaba en el lugar hizo un acta a nombre de él y yo confié en que iba a depositar el monto en la cuenta que abrimos en el Banco Municipal de Rosario (N7506/68) pero no lo hizo. Esta semana yo hablé personalmente con el encargado de la empresa de plástico Kades, de Las Parejas, para explicarles que Stefanía no vio un solo peso de lo que ellos donaron y no lo podían creer. Falzetti también anunció a viva voz que Crosetti había realizado una gran donación, pero nunca vimos ese dinero", relató. "También me hizo firmar documentos -siguió- para acceder a un subsidio, que era de la municipalidad, y tenía que llegar el 20 de enero, pero no recibí nada. Falzetti, que tiene los papeles, desapareció". Su vecina, María Di Francesco, estuvo presente cuando se realizó el trámite: "Este muchacho prometió que iba a llegarle un subsidio a Stefanía, pero después que Sandra firmó no supimos más nada", contó.

Por su parte Falzetti desmintió que se trate de una estafa: "Nosotros la ayudamos con todo lo que pudimos, se recaudaron 3800 pesos y también hubo una donación de una sola empresa, Paladini. El resto no contribuyó. Nosotros mandamos email a muchas empresas pero ninguna quiso poner plata. Tenemos todo comprobado por escribano", se defendió. Respecto a la supuesta donación de Crosetti sostuvo: "Son 500 pesos. Me los dio anoche y justo estábamos por llamarla a esta chica".

Con ahorros propios y plata prestada por vecinos y amigos la mujer de 44 años y madre de cuatro hijos logró reunir ocho mil pesos. A eso se sumó una donación de la empresa Paladini por dos mil pesos y los 3800 recaudados durante el recital que llegaron después de una semana de discusiones entre la mujer y secretario privado del senador. "Pero todavía debo diecisiete mil pesos. La gente del Americano me llama todos los días reclamándome la plata y yo no sé que hacer. Desesperada y con la promesa de que nos iban a ayudar firmé pagarés al sanatorio y ahora no tengo como pagarlo", confesó la mujer visiblemente angustiada. Su lectura respecto a lo ocurrido es contundente: "Yo entiendo que los dos, el senador y Falzetti se portaron mal, la usaron a Stefanía para hacer política. Dijeron que el recital había sido un éxito cuando fue muy poco lo que recibimos, y después desaparecieron".

La situación es compleja porque desde que su hija tuvo que ser intervenida quirúrgicamente, la mujer se pasa todo el día cuidándola con escasas posibilidades de conseguir recursos. "Estoy enterrada hasta la cabeza. Soy desocupada y no cobro ningún plan. Durante estos dos meses fui vendiendo los muebles de la casa y dejé de pagar los impuestos para poder darle de comer a mis hijos, pero ya no puedo más", se quejó Leal, que durante años trabajó como preventista, limpiando casas de familia y hasta hace dos meses era chofer de un remis.

Resulta difícil creer que la aparente estafa provenga de personas ligadas al poder público, teniendo en cuenta que la dieta promedio de un senador provincial es de 10.500 pesos y a eso se le suma el dinero destinado a sus asesores y secretarios que también es elevado. Además de la partida con la que cuenta cada legislador para subsidios.

Indignada, la familia realizará mañana en los Tribunales provinciales de Rosario una denuncia por estafa inculpando al legislador justicialista Alberto Crosetti y a su secretario privado, Martín Falzetti. "Ya hablamos con un abogado. Queremos que el dinero que las empresas donaron llegue a Stefanía y no al bolsillo de ellos", pidió la madre. La salud de la joven sigue complicada porque a raíz de la deuda no puede realizar en el sanatorio Americano la rehabilitación correspondiente que tiene un valor de al menos seis mil pesos.

Comentá la nota