"Lesiona la libre expresión"

Por: Gabriel Bouzat

Profesor de Derecho Constitucional

La libertad se amplía cuando se expande el acceso a la información, al conocimiento y al intercambio de ideas. Con el surgimiento de la radiodifusión la protección de la libertad de expresión se tornó más compleja. Los cambios tecnológicos de las últimas décadas determinaron que las condiciones de escasez en las que se desarrolló originalmente la radio y la televisión fueran superadas. Las nuevas tecnologías tales como Internet, la televisión por cable, la televisión satelital y la televisión digital multiplican los canales de comunicación.

El proyecto de ley tiene graves defectos que ponen en peligro no sólo la libertad de expresión sino también la eficiencia y sustentabilidad económica de los medios audiovisuales. El gobierno es un actor dominante en el debate. Controla los medios públicos y es el principal anunciante en los medios privados. La tarea de defender sus políticas e informar sobre sus actos lo convierte en un actor parcial que debe confrontar sus ideas con opositores y críticos. Ello determina que el gobierno no cuente con la imparcialidad suficiente para actuar como Autoridad de Aplicación.

El régimen de multiplicidad de licencias tiene graves inconsistencias. Una de ellas es limitar a 24 las licencias de televisión por vínculo físico, delegando a la Autoridad de Aplicación los alcances de estas licencias. Otra es la prohibición para que el titular de una licencia de televisión abierta sea titular de una licencia de televisión por suscripción. El único fin válido que podría esgrimir el legislador para justificar esa restricción sería promover la libre competencia o proteger la libertad de expresión. El problema es que no existe razón que justifique tamaña prohibición, que resulta inconstitucional y contraria al principio de razonabilidad de las leyes. Los pregonados objetivos se deben buscar mediante el incremento de la oferta y de la diversidad de opiniones y no debilitando a los medios existentes. Existen tecnologías para incrementar la oferta de frecuencias, canales de distribución y contenidos sin que se afecten derechos adquiridos. La televisión digital, la fibra óptica y el satélite multiplican las señales.

La obligación de adecuarse a las restricciones en el plazo máximo de un año afecta derechos adquiridos y es inconstitucional por violar los derechos de propiedad, comerciar, ejercer industria lícita y libertad de prensa. La libre expresión se lesionará gravemente en un escenario de judicialización en el que la continuidad de los medios dependa de medidas cautelares o fallos judiciales. El legislador debe actuar con responsabilidad.

Comentá la nota