Leonardo Marín dijo que no renunciara a la COSEGA

Leonardo Marín, que preside la Cooperativa de Servicios Públicos de General Acha desde el 29 de septiembre de 2008, negó que haya renunciado a esa función y garantizó que continuará en el cargo hasta su relevo por la próxima asamblea, cuyo desarrollo resultaría inminente. "Puede ser en agosto. Lo estamos analizando en el Consejo de Administración", sostuvo ayer el titular de la entidad solidaria al ser consultado por esta corresponsalía.
El dirigente manifestó que nunca fue su intención alejarse del puesto de conducción de la cooperativa, como lo señalaron insistentes versiones el fin de semana.

Marín dijo que en principio no había respondido los llamados de LA ARENA porque se encontraba de viaje –por motivos de índole familiar– en la provincia de Buenos Aires. Sin embargo, otras fuentes dieron cuenta que a su regreso, el dirigente se ocupó de visitar prácticamente todos los medios de difusión locales, exceptuando a este diario.

Fepamco.

Consultado acerca de la denuncia presentada contra la anterior administración de la Cosega, que ha derivado en un crítico análisis de la Federación Pampeana de Cooperativas (Fepamco), Marín sólo explicó que próximamente solicitará una reunión con esa institución.

Cabe recordar que el consejo de la Cosega denunció hace 40 días en la Fiscalía local una supuesta irregularidad administrativa detectada por una auditoría en el balance del ejercicio 2007. Entendieron que se había aplicado como activo una suma de dinero, que debía registrarse como deuda, lo cual modificaría las cuentas en casi tres millones de pesos entre sus extremos.

Con respecto al seguimiento ordenado por la Administración Federal de Ingresos Públicos a otras cooperativas pampeanas, el entrevistado afirmó: "a nosotros también nos sigue inspeccionando la AFIP".

Arboricida.

"Trabajo todo el día y ad honorem", sostuvo Marín, para justificar sus repentinas ausencias de la sede de la cooperativa. A la vez, rechazó que una tala de árboles y plantas en el solar adyacente a la farmacia social, haya sido un acto "arboricida".

Remarcó que a su criterio se trató de una tarea en pos de la "seguridad" de edificios propios, linderos y circunstanciales transeúntes que podrían resultar víctimas de la caída de una de las plantas.

Como la institución nunca informó acerca de otras decisiones similares, finalmente Marín dijo ayer que el terreno disponible podrá ser utilizado para estacionamiento de los móviles de la entidad solidaria, además de permitir que en el inmueble lindero hacia el oeste los árboles no obstaculizaren una futura edificación.

Comentá la nota