Lenta reactivación del trabajo frutícola por un paro en el puerto.

Ingresó el primer buque, pero el aviso de despidos paralizó la carga de pallets. Persiste la desconfianza por las cifras de aumento anunciadas para el empaque.
La reactivación del circuito productivo que se esperaba tras el levantamiento de las medidas de fuerza sólo pudo cumplirse parcialmente ayer.

En los galpones del Valle comenzaron a trabajar lentamente y en el puerto de San Antonio Este el buque "Tamahope" ingresó al muelle a las 7 de la mañana, pero la tensión regresó a la tarde, cuando en la terminal marítima paralizaron las actividades después de conocer el despido de al menos seis empleados.

Anoche el gremio de los trabajadores portuarios negoció una reincorporación ante los representantes de la empresa Patagonia Norte, algo que se logró recién cuando Nación dictó la conciliación obligatoria.

En tanto, las condiciones que impuso el gremio de la Fruta antes de aceptar el arbitraje de Nación generaron ayer un fuerte malestar entre productores y algunos empresarios, derivando incluso en cuestionamientos a la conducción de CAFI. (Ver aparte)

Los dos sectores en conflicto deberán presentarse hoy en la sede del Ministerio de Trabajo en Buenos Aires para iniciar el proceso de laudo, que se definirá cuando Nación fije el monto del aumento salarial para los obreros del empaque. En este sentido, altas fuentes oficiales confirmaron ayer a "Río Negro" que las cifras anunciadas por el secretario general del sindicato, Rubén López (29% de incremento en el sueldo y 15% en la productividad) no están escritas en ningún acta sino que fueron confirmadas por el ministro Carlos Tomada en un diálogo telefónico con el intendente de Cipolletti, Alberto Weretilneck, durante la reunión de jefes comunales realizada el sábado en Cinco Saltos.

Medida sorpresiva

En paralelo con la discusión por los sueldos para el empaque, los trabajadores del puerto también levantaron sus medidas de fuerza y permitieron que a las 7 de ayer ingresara el buque "Tamahope", de bandera de Bahamas, que había llegado diez días antes.

Pero la reactivación que se había iniciado tímidamente se paralizó alrededor de las 19, cuando el Sindicato de Obreros del Puerto de San Antonio Oeste se enteraron sobre la llegada de seis telegramas de despido, entre 14 que iban a ser enviados.

Luego de las primeras negociaciones, alrededor de las 21 Nación dictó la conciliación obligatoria. El gremio adelantó que acataría la decisión, pero anunció que si en los próximos diez días no hay acuerdo realizará una retención total de servicios.

En tanto, la paritaria del sector que había pasado a un cuarto intermedio el viernes y se reanudaría hoy en Roca finalmente fue postergada hasta el jueves.

Todavía sin acuerdo salarial, los obreros sólo pensaban trabajar ayer las seis horas reglamentarias, obligando a Patagonia Norte a dividir en pequeños grupos al personal para mantener un ritmo moderado aunque sostenido de actividad. Por la mañana, por ejemplo, fueron convocadas tres "manos de carga", el equivalente a 60 empleados; luego, por la tarde, se sumaron cuatro manos más, es decir 50 personas, y se esperaba que por la noche se realizara un nuevo llamado.

De esta manera, al promediar la tarde se habían cargado 300 pallets de fruta por bodega, en un buque que deberá totalizar alrededor de 3.500 pallets de carga para partir del puerto.

En este contexto, la espera en rada de nueve barcos más sumaba presión al escenario.

Comentá la nota