Lejos de las fotos presidenciales

Los pobladores de los parajes están cerca de elegir a sus representantes. La ministra de Salud admitió la necesidad de diálogo con los trabajadores.
La semana rionegrina reunió más que titulares y fotos presidenciales de San Carlos de Bariloche como escenario del encuentro de los líderes latinoamericanos en el Unasur.

Mientras las cámaras y las luces se instalaban en el mejor paisaje de la ciudad andina, en la capital rionegrina los legisladores encontraron el consenso para dar forma de ley a un reclamo de los pobladores de los parajes: elegir a sus representantes comunales. Una iniciativa que plantearon los propios habitantes de la meseta y Región Sur, y que encontró eco en legisladores de distintos bloques. Hubo asambleas, reuniones y el tratamiento favorable en la Legislatura. A la norma sólo le falta ahora ser reglamentada por el Ejecutivo para que se ponga en marcha la elección directa y se dé de baja, de manera definitiva, el sistema de comisionados de fomento.

También la Legislatura fue el lugar elegido por referentes de agrupaciones políticas que se sumaron a la iniciativa del "interbloque". A los iniciales del oficialismo, REDES y PPR Histórico, adhirieron los de Frente Grande y Movimiento Popular Patagónico. Aseguran que su acción conjunta será la vía para que la Legislatura empiece a reflejar las necesidades de la ciudadanía. Un proyecto.

En tanto en la agenda, se reiteró un reclamo que atraviesa al área de la Salud Pública y cae en medio del ya crónico déficit estatal rionegrino al que se suma el contexto de crisis.

Lo que comenzó meses atrás en forma aislada en algunos hospitales de cabecera, terminó multiplicándose en cada uno de los nosocomios, de mayor y menor complejidad. Así, profesionales, técnicos y trabajadores del sector se plegaron a la retención de servicios programados como forma de manifestar la necesidad de un encuentro con la responsable del área, la ministra Cristina Uría; y también para poner de manifiesto su planteo respecto al presupuesto para el sector. Esta vez ni la medida de fuerza en sí ni su repercusión a nivel provincial pasaron inadvertidas, ya que finalmente surgió la convocatoria oficial al diálogo de parte de la ministra. Un encuentro que debería concretarse en el menor plazo, para evitar el deterioro de un servicio fundamental.

Comentá la nota