La Legislatura porteña aprobó el endeudamiento de la Ciudad

Lo hizo esta madrugada, con 40 votos a favor, 10 en contra y seis abstenciones. Para conseguir el propósito, el Gobierno porteño tuvo que dar marcha atrás con dos megaproyectos

La Legislatura aprobó a primera hora de hoy la emisión de un bono por $690 M para el pago de proveedores del Estado por obras ya ejecutadas, al tiempo que sancionó la readecuación del proceso de endeudamiento tal como estaba establecido en el Fondo de Infraestructura Social (FOISO), que se redujo a 914 millones.

En la culminación de una sesión iniciada en la noche del jueves, los legisladores aprobaron el paquete de medidas económicas por 40 votos a favor, 10 en contra y seis abstenciones. La decisión oxigena al Poder Ejecutivo que ahora contará con los $690 M que necesita para saldar la deuda con los proveedores de la ciudad.

El título de deuda aprobado vencerá en noviembre de 2010, tal como lo pidió la oposición porteña para que sea cancelado dentro del período del actual jefe de gobierno, Mauricio Macri y no en 2012, como pretendía el texto original del Ejecutivo.

Según fuentes parlamentarias, la deuda con los proveedores surgió ante la imposibilidad de colocar el FOISO, que contemplaba un bono de $1600 M para obras de índole social y que fue sancionado por la Legislatura pero nunca logró ingresar en el mercado.

En consecuencia y ante la urgencia de pagar por las obras ya ejecutadas, el Ejecutivo elaboró un proyecto de readecuación de deuda que tomó $690 M e los $1.600 originales. Así, consiguió acceder a una deuda de corto plazo, con vencimiento en 2011, y redujo a $914 M el FOISO, con la intención de avanzar, más adelante, en el plan de infraestructura.

Por otra parte, la Legislatura autorizó la emisión de Letes del Tesoro por $300 M, con lo cual la Comuna se endeuda a corto plazo para cubrir liquidez de caja del Ejecutivo.

El proyecto del Ejecutivo, cuya discusión en el recinto se extendió por más de cinco horas y finalizó pasada la 1:30, no obtuvo el respaldo de los bloques Diálogo por Buenos Aires, Encuentro Popular para la Victoria, Igualdad Social e Izquierda Unida, entre otros de la oposición; al tiempo que la Coalición Cívica optó por la abstención.

Sin embargo, conseguir el objetivo no fue tarea facil para el Ejecutivo porteño, que debió negociar con la oposición para conseguir los cinco votos que le faltaban para aprobar el endeudamiento. Así, dio marcha atrás con dos megaproyectos: el primero, construir un parque de 33 hectáreas en Recoleta; el segundo era hacer dos túneles bajo la Avenida 9 de Julio, según publicó el diario Clarín.

Comentá la nota