La Legislatura de Jujuy repudió "hechos vandálicos" de "organizaciones piqueteras"

La expresión no fue unánime ni aludió con nombre y apellido a la dirigente K Milagro Sala, acusada por el senador Gerardo Morales de ser la autora intelectual de la grave agresión del viernes en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas. El oficialismo dejó una de cal y otra de arena al reprochar la violencia pero elogiar la obra de las agrupaciones sospechadas.
En una sesión especial televisada por medios nacionales, la Legislatura de Jujuy aprobó este martes una resolución expresando el "enérgico repudio" a los "hechos vandálicos perpetrados por organizaciones piqueteras que bajo el pretexto de reivindicaciones sociales ejercen violencia contra las instituciones de la democracia".

El repudio se hace extensivo, en otro artículo, a las agresiones sufridas por el presidente de la Auditoría General de la Nación, Leandro Despouy, por el presidente del Comité Nacional de la Unión Civica Radical y senador Gerardo Morales y la presidenta del Consejo Profesional, Blanca Juárez.

Asimismo, se encomienda a los poderes competentes del Estado que "arbitren los mecanismos institucionales y legales para lograr el esclarecimiento de los hechos que han afectado el normal funcionamiento de las instituciones y el respeto a los derechos de los ciudadanos, imponiendo las correspondientes sanciones a los responsables".

Comprometer los esfuerzos del Poder Legislativo e invitar a los restantes poderes públicos para "optimizar los mecanismos de acción política que resuelvan con mayor celeridad los acuciantes problemas sociales", es otro de los artículos de la resolución, que no es muy distinta de la que la misma Legislatura sancionó tiempo atrás cuando varios de sus miembros fueron blanco de los ataques de la dirigente piquetera K Milagro Sala.

La iniciativa, que fue presentada por la bancada radical, fue fundamentada por el diputado Alberto Bernis, quien luego de hacer un relato de los hechos del viernes en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas, señaló que los autores del ataque "fueron grupos que pertenecen a una red de organizaciones sociales que responde a Milagro Sala".

Los móviles del ataque –dijo- fueron por un lado la responsabilidad de Morales como líder del principal partido opositor del país; las denuncias que hizo el senador con motivo del debate de la Ley de Medios acerca de la entrega discrecional de licencias de radios a agrupaciones piqueteras K y el rechazo de éstas a ser auditadas por organismos de control de fondos públicos.

Diputado Alberto Bernis (UCR).

Diputado Alberto Bernis (UCR).

"Néstor Kirchner y Cristina Kirchner mandaron a su brazo, Milagro Sala, para que haga un escrache al presidente de la UCR pero le salió mal porque todo el pueblo jujeño y argentino están repudiando estos hechos que son impropios del sistema democrático", acotó Bernis.

También advirtió que "cómo no le van a molestar a Sala los controles si la Tupac Amaru recibe aproximadamente 7.900.000 pesos por mes y no rinde cuentas y hace obras sin licitaciones".

El legislador aludió al mismo tiempo a "grupos de choque que presionan sobre los poderes y las instituciones", admitió que la "ausencia del Estado es grave y esa es responsabilidad de todos" e indicó que esos vacíos son la causa del surgimiento de organizaciones que a veces contienen a los pobres y otras, los utilizan como "rehenes".

"Hay que recuperar los espacios, hay que controlar los recursos porque son recursos de los pobres", dijo Bernis para después enfatizar que Milagro Sala "ni siquiera le hace honor al nombre de Tupac Amaru, quien fue un cacique indígena cuya lucha fue la libertad".

Tras calificar a la dirigente de "violenta" y afirmar que se trata de organizaciones armadas, reconoció que "este poder ha sacado leyes bajo presión de Milagro Sala". Para el diputado radical, "esto no se termina en una resolución sino en una actitud permanente" y "tenemos que dejar de ser una democracia electoral para ser una democracia de ciudadanía". En este sentido, expresó que "debemos reflexionar sobre nuestros errores y las frustraciones del pueblo".

El diputado sostuvo que en la provincia "no hay autoridad" y que la dirigente K tiene adentro de su casa 12 o 15 policías que la cuidan.

Agregó que la semana que viene concurrirán al Poder Judicial para ser informados sobre la marcha de la investigación en torno a la agresión contra Morales y lo que han hecho los jueces con otras denuncias presentadas contra Sala y sus seguidores. Adelantó que también exigirán el desarme de los miembros de estas organizaciones y que sean obligadas a rendir cuenta de los fondos públicos que manejan. Sobre esto último, solicitó que estos recursos sean cobrados por las organizaciones directamente de los organismos nacionales y no como ahora que utilizan a la provincia o a los municipios como "pasamanos".

Finalmente sostuvo que "es cierto que hay obras pero los jujeños no sabemos cómo se manejan esos recursos" y prometió: "les vamos a sacar las armas con nuestras ideas".

A los repudios se sumaron los diputados Jorge Bulacios de Unión por Jujuy –quien llamó a reconstruir la institucionalidad- y Alejandra Mollón de Lyder, quien hizo hincapié en encontrar consensos para construir políticas de Estado que cimienten desarrollo sustentable en paz.

Diputado Miguel Tito (FPJ).

Diputado Miguel Tito (FPJ).

Miguel Tito del Frente Primero Jujuy cuestionó que en otras oportunidades, la Legislatura no haya rechazado hechos de violencia graves como las dos agresiones que se perpetraron contra la Municipalidad de La Quiaca, según dijo, con la connivencia de autoridades políticas de la Provincia. "La causa de esto es la devaluación institucional que padece Jujuy y Milagro Sala no es la única culpable de ello", alertó Tito.

El cierre de los discursos estuvo a cargo del presidente del bloque justicialista Rubén Rivarola, quien texto en mano, leyó un documento que repudió con pomposa gramática los "actos de violencia de algunos dirigentes que quieren imponer sus ideas por la fuerza".

Rivarola se declaró "hombre de la democracia", asegurando que "todos pretendemos una convivencia pacífica".

Tras reconocer que instituciones del Estado han sido objeto de "ataques injustificados", afirmó que "aspiramos a tener una provincia con progreso y que se desarrolle en paz en un ámbito de respeto".

Lo que todos esperaban escuchar por las conocidas afinidades del legislador con Sala, no se hizo desear: "vemos con agrado el trabajo solidario de las organizaciones sociales que hacen un importante aporte en la lucha contra la exclusión y la pobreza, pero también expresamos que esas organizaciones que recurren a acciones violentas merecen el repudio de toda la comunidad".

Saliendo del papel, el diputado del PJ miró hacia las cámaras de TN para reclamar a los medios nacionales que no solo vengan a Jujuy cuando es agredida alguna figura de la oposición. Cortésmente, Rivarola les pidió que vuelvan también para mostrar cuando el garroteado sea el Gobierno provincial y sus funcionarios.

La resolución se aprobó con el voto de todos los diputados radicales, de la mayoría del PJ, Lyder, Unión por Jujuy y algunos miembros de la bancada del Frente Primero Jujuy.

Comentá la nota