Legislatura ejecutó $61 millones en 2008 y recorta en 50% los cupos 2009

El Poder Legislativo cierra el Ejercicio pasado con los sueldos de legisladores y personal regularizados. El presupuesto de este año no superaría los $56 millones por las pautas establecidas desde el Poder Ejecutivo con relación a los ingresos.
Tras un convulsionado cierre del año que incluyó polémicas mediáticas, marchas y contramarchas, reuniones sectoriales, sesiones caídas y sanciones disciplinarias a los legisladores de la oposición sólo por la ausencia a la Asamblea Legislativa convocada en diciembre (ya que una decena de veces no hubo quórum a lo largo del año por los intereses con relación a distintos temas, en ambos sectores), el Poder Legislativo se apresta a cerrar por estos días el Ejercicio de 2008 con una ejecución de alrededor de $61 millones.

Con las mismas planillas también comienzan a definirse los números para 2009. En este esquema, pese a que las proyecciones del año pasado daban cuenta de determinados montos en el presupuesto plurianual de 2009 y 2010, los acontecimientos económicos, financieros y hasta políticos obligaron a replantear los números de la estructura legislativa.

Es así que en los últimos días de diciembre, el vicegobernador y presidente del Senado, Rubén Pruyas, dio instrucciones a las áreas de administración del Legislativo de instrumentar un recorte del 50% en los cupos de los legisladores, atendiendo al nuevo contexto económico que implicaría una contracción de la actividad y, por ende, menor cantidad de recursos tanto del orden nacional (Coparticipación Federal) como en el ámbito provincial (recaudación propia).

Si bien en la Cámara de Diputados no pudieron instrumentar la directiva desde enero, por haber renovado ya los contratos de su personal con anterioridad a la instrucción impartida, se estima que pondrán en marcha la “poda” a partir de febrero.

En el caso de la Cámara alta, la medida ya fue plasmada desde el primer mes del año. De todas maneras, fuentes calificadas explicaron en declaraciones a “época” que esta medida puede llegar a ser provisoria, en el caso de que el comportamiento de los ingresos supere las expectativas menguadas por una perspectiva negativa en cuanto a la actividad económica.

“Si los niveles de ingresos mantienen la tendencia de los últimos años, puede llegar a reverse y volver a incrementar los cupos”, puntualizaron.

El bosquejo de 2009

A pesar de que el presupuesto de la Legislatura originalmente preveía un gasto de $52 millones para 2008, finalmente se ejecutaron $61 millones; exactamente lo que se preveía gastar recién en el 2010, de acuerdo a la proyección plurianual aprobada el año pasado.

Del monto efectivamente aplicado, casi el 92% fue asignado al gasto en personal: $56 millones, pese a que se había aprobado aplicar a remuneraciones sólo $49 millones.

En el mismo orden de cosas, si bien se estimaba un presupuesto de $57 millones para 2009 (casi $4 millones menos a lo que se gastó el año pasado), de los cuales $54 millones iría a salarios ($2 millones menos a lo gastado en 2008), el nuevo escenario hizo cambiar las aspiraciones y se presentaría un presupuesto que no superaría los $56 millones.

En este esquema, la oposición será la más perjudicada, ya que no dispone de otros estamentos públicos para absorber la estructura que quedará sin financiamiento.

MENOS DE LO PREVISTO: Ambas Cámaras recibieron $2 millones por los excedentes

En los primeros días de enero, el Poder Ejecutivo concretó finalmente la remisión de parte de los excedentes del 2008 (recursos que no estaban presupuestados) a la Legislatura.

Según confirmaron a este medio, se enviaron $2.165.000 para ambas Cámaras legislativas. De todas maneras, fuentes autorizadas señalaron que les correspondía una mayor cantidad de recursos por ese concepto.

“De acuerdo a los cálculos debía ser más, pero era lo que se necesitaba para terminar de saldar los haberes del mes de diciembre”, puntualizaron.

A la primera semana de enero, los 39 legisladores (26 diputados y 13 senadores), casi 20 agentes de la planta permanente y alrededor de 100 contratados no habían percibido los haberes del último mes del ejercicio 2008, a diferencia del resto de la administración pública.

Con los fondos enviados se regularizó la situación, fundamentalmente para atender al personal contratado, ya que el gasto de los agentes de planta podía imputarse al ejercicio 2009.

Desde el Poder Legislativo se remarcó que en ningún momento se “giró en rojo o en descubierto”, como señalaron algunas versiones periodísticas, sino que se aplicaron los recursos que les correspondía y que se demoraron en llegar desde el Poder Ejecutivo. “Eso tenía nada que ver con el PAF”, remarcaron.

Comentá la nota