La Legislatura anuló la sumatoria (fin del caos)

Después del escándalo del miércoles, UPC-FPV impuso su proyecto con el voto de otros seis bloques.
El abuso de las sumatorias provocó el colapso en la elección del 2007. La eliminación de ese sistema confuso ya habría sido suficiente para que la reforma política aprobara el examen. La Legislatura, igual, sancionó ayer numerosos cambios al régimen electoral y de partidos políticos, algunos de resultados dudosos, como el reemplazo de la tradicional papeleta por la boleta única. También, los legisladores regularon las campañas electorales y el financiamiento de los partidos. Los cambios comenzarían a aplicarse en 2011. Superado el escándalo por la inclusión sorpresiva de incisos tramposos, UPC-FPV contó con el apoyo del kirchnerismo ex juecista, ARI, Recrear, MAV, Vecinalismo Independiente y Movimiento Patriótico. El Frente Cívico y Social no fue a la sesión y acusó a la UCR y al ARI de complicidad con el PJ por ocupar las bancas; aunque entre los radicales el negrismo y el aguadismo siguieron la estrategia juecista.

El elector cordobés ya no encontrará decenas de boletas en el cuarto oscuro. Ese escenario intimidante desaparecerá por dos medidas fundamentales que fueron aprobadas ayer por la Legislatura: 1) la eliminación de las sumatorias; 2) la adopción del modelo de boleta única. Pero también, se fijó la extinción del partido provincial que no alcance el 2% de los votos válidos en dos elecciones consecutivas (el oficialista democristiano Juan Brugge se abstuvo en este punto), y que los de cualquier jurisdicción que no logren el 3% no recibirán una proporción de los espacios publicitarios en los medios electrónicos que distribuirá el Juzgado Electoral en las campañas electorales.

Las medidas conducen a que los partidos de sello desaparezcan si quieren competir con sus propios candidatos. La salvación para ellos será la formación de alianzas electorales con agrupaciones verdaderamente taquilleras. La consecuencia debería ser que en la elección provincial de 2011 los cordobeses vuelvan a tener una oferta racional.

Las modificaciones son muchísimas. Por ejemplo, las campañas quedarán limitadas a los 45 días corridos anteriores a la fecha fijada para el inicio de la veda electoral. El gobierno tendrá prohibido realizar publicidad oficial en los últimos 30 días antes de la elección y en las dos semanas previas a los comicios ni siquiera podrá lucirse con actos inaugurales de obras públicas o con el anuncio de planes o proyectos.

Presentismo y ausentismo

El tardío y polémico despacho conocido ayer por la tarde, en el que se incluía un sticker para pegar en la boleta única, y que sería repartido por los propios partidos políticos, fue modificado para quitar sorpresas como ésa. Y también la que establecía la prohibición a un partido de pedir la nulidad en una mesa cuando no tuvo fiscales allí. De esa manera, el bloque Unión por Córdoba-Frente para la Victoria logró que a la

reanudación de la sesión iniciada el miércoles concurran y voten a favor los dos legisladores de Concertación Plural (Enrique Asbert y Silvia Rivero) y el arista Omar Ruiz.

Los proyectos oficialistas (reforma del Código Electoral, del régimen de partidos políticos y de la ley orgánica municipal) fueron aprobados por 36 legisladores presentes de UPC-FPV, los dos kirchneristas ex juecistas, el arista y otros tres miembros de bloques unipersonales. No obstante, el ARI se opuso en particular al título sobre el sistema electoral, porque pretende que haya ballottage y dos Cámaras), y el Vecinalismo Independiente al tramo en que se establece la boleta única (porque quería que haya tantas boletas como cargos a elegir). Asimismo, la legisladora del VI, Modesta de Stabio, hizo la única defensa de las sumatorias.

Siete legisladores radicales aceptaron participar de la sesión, después de abandonarla el miércoles, porque, dijeron, querían expresar sus objeciones en el recinto. Tres faltaron por razones particulares, y dos siguieron la estrategia del juecismo: no es casual que se haya tratado de la negrista Ana Dressino y la aguadista Alejandra Matar.

Juecistas contra UCR y ARI

Justamente los juecistas dieron una conferencia de prensa (con la izquierdista Liliana Olivero) en la que acusaron de sentir una “sospechosa simpatía” por el oficialismo a los legisladores que decidieron sentarse en sus bancas ayer al regreso del cuarto intermedio dispuesto el miércoles luego de la queja de los opositores (lógica en algunos casos y oportunista en otros) porque los despachos definitivos no estaban sobre sus bancas. El señalamiento es una nueva muestra de incompatibilidad entre el juecismo y el radicalismo; el dedo acusador de Miguel Ortiz Pellegrini también apuntó al arista Ruiz.

La sesión se reanudó ayer tres horas después de lo previsto. Los oficialistas aguardaron con paciencia oriental que llegaran a las bancas legisladores de otros bloques para que el recinto no esté despoblado al momento de apoyar leyes que consideraron históricas. Para el FCyS, la demora de los radicales fue porque pactaron con UPC-FPV que serán la primera minoría el año próximo, pero a ello el radical Miguel Nicolás recordó que precisamente el juecismo acordó con el peronismo esa condición en 2008. En el mismo sentido habló Dante Rossi (UCR), quien tras iniciar su discurso con el tradicional latiguillo radical (“vengo a expresar”) tachó a los juecistas de desarrollar una “metodología chanta del trabajo” porque presentaron un solo proyecto y faltaron a la discusión. Los radicales, menos Rossi, criticaron la boleta única. Y Nicolás protestó porque no fue incluida la prohibición de candidatearse a un cargo sin haber completado el mandato anterior (idea que podría frustrar la candidatura a senador de Luis Juez).

La UCR fundamentó su rechazo a los proyectos oficialistas en que faltó tiempo de estudio y en la necesidad de una reforma constitucional.

El kirchnerista Asbert también reclamó una reforma de la Carta Magna, pero aceptó el gradualismo. Su compañera de bloque, Silvia Rivero, sostuvo que “esto es casi más de lo que podríamos lograr”. Y logró más: que se aclare que el voto de los extranjeros será voluntario. Con severidad cristinista cuestionó al FCyS, su bloque de arribo a la Cámara, por eludir la discusión, y también reclamó más apertura al oficialismo.

Transpirando, a minutos del viernes, el PJ logró el objetivo de ofertar la reforma a Juan Schiaretti antes del 10 de diciembre.

Comentá la nota