Legislatura: anularon los votos truchos y se cayó una exención de impuestos

También se acordó incorporar un nuevo sistema de votación con huellas digitales.
En busca de cerrar un escándalo que dejó al descubierto irregularidades en las votaciones que realizan los diputados en las sesiones, la Legislatura de la Ciudad derogó ayer parcialmente una ley que había sancionado hace menos de dos semanas, que le otorgaba exenciones impositivas a call centers.

Aquel beneficio económico, impulsado por el macrismo, había generado controversia y de hecho fue aprobado gracias a un desempate, a cargo del vicepresidente de la Legislatura, Diego Santilli, como aquel de Julio Cobos en el Senado, por la resolución 125. Sin embargo, al empate se llegó porque el diputado de la Coalición Cívica Guillermo Smith se abstuvo (a diferencia de sus compañeros de bloque, que votaron en contra), pero en lugar de hacerlo constar en el sistema electrónico simplemente no votó. De esa manera fue decisivo para que la exención impositiva fuera aprobada, pero evitó que su rol quedara plasmado en los registros públicos de la Legislatura.

Los legisladores no recordaban ayer antecedentes de la propia Legislatura dejando sin efecto una ley antes de que sea promulgada por el Poder Ejecutivo. Para intentar bajarle el tono al episodio, en los fundamentos de la resolución se lee otra cosa: que se está corrigiendo un error de interpretación, que había llevado a dar por aprobada la ley sin la mayoría especial de 31 votos que la Constitución porteña requiere para las cuestiones tributarias.

La Coalición Cívica cerró filas en defensa de Smith y negoció esa redacción en el marco de un paquete de medidas aprobadas ayer que buscó cerrar el escándalo de las votaciones. El episodio de la misma sesión que involucró a legisladores del PRO terminó con la anulación de tres votos cuestionados pero con la ratificación de una ley (un convenio educativo con la provincia de Chubut), que se dio por aprobada con 47 votos, en lugar de los 50 que se habían contado. Oscar Moscariello había estirado el brazo para oprimir el votón y votar en lugar de su compañero Cristian Ritondo y lo mismo había hecho Silvia Majdalani para hacerlo por Daniel Amoroso. Pero ayer se agregó un tercer caso, que también se veía en el video de la sesión: Carlos Araujo votando en lugar de Enzo Pagani.

Los diputados macristas evitaron cuestionar a Smith e incluso algunos defendieron su "honorabilidad". Pero desde otros bloques lo atacaron. El jefe del bloque Frente para la Victoria, Diego Kravetz, reclamó que la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, se pronuncie "sobre este caso de un diputado de su espacio que se calló la boca para que los call centers tengan un formidable negocio". Y el ex jefe de Gobierno, Aníbal Ibarra, rechazó el argumento de Smith de que se trató de un simple error, ya que recordó que la votación se repitió por errores técnicos y el legislador de la Coalición Cívica no votó ninguna de las dos veces.

El beneficio a los call centers estaba establecido en un inciso de una ley que determinó la creación de un área de radicación para empresas tecnológicas en el barrio de Parque Patricios, como una forma de desarrollar la zona sur de la Ciudad.

También ayer, la Legislatura aprobó una serie de medidas con la que se busca dar señales de transparencia luego del escándalo. Se resolvió que no se usará más el sistema electrónico, que no tiene ningún medio de seguridad para impedir que la botonera con la que se vota sea operada por una persona distinta al diputado que se sienta en esa banca.

Una comisión especial buscará "un sistema que dé plena certeza a la manifestación de voluntad de los legisladores", que utilizaría un lector de huellas digitales, como el que funciona en el Congreso de la Nación. Hasta que ese nuevo sistema se ponga en funcionamiento, determinaron que se volverá al antiguo método de votación a mano alzada, diputado por diputado.

Se ordenó, además, que las sesiones sean televisadas por el canal de cable estatal Ciudad Abierta. Y se remitió a la Junta de Etica de la propia Legislatura, que preside del macrista Oscar Zago, los antecedentes de lo sucedido en la sesión del 4 de diciembre, para que resuelva si corresponde sancionar a los diputados involucrados en el escándalo.

Comentá la nota