Legislar pese a las diferencias

Si bien destacaron que se legislaron aspectos sustanciales para la ciudad, algunos de los ediles expresaron que faltó la aprobación de varios temas fundamentales.
Los concejales de esta ciudad terminaron un año legislativo de intensa labor. Con sus diferencias políticas e ideológicas todos coincidieron en que fue un 2008 “positivo”, donde fue difícil alcanzar las mayorías, pero no tanto como para sacar ordenanzas necesarias para los neuquinos.

Néstor Burgos, concejal de la UCR y presidente del cuerpo, manifestó que se encontró con un Deliberante donde muchos ediles estaban recién llegados y con una gran diversidad de fuerzas, lo que “implicó generar mayorías, resignar posiciones, convencer y seducir a la oposición con mucho trabajo”.

En este contexto, destacó las discusiones de las comisiones y las ordenanzas que se aprobaron a fin de año –emergencia habitacional y Batilana- producto de esos debates.

En esa sintonía opinó su compañero de bloque Horacio Baldo, quien calificó el ciclo legislativo como un año de “aprendizaje”. “Fue positivo en relación a las necesidades que tenía el Ejecutivo con respecto a las ordenanzas que tenía que sacar. Fue un año muy dinámico que no me dio tiempo a la adaptación. Creo que del 2008 no quedó nada pendiente”, dijo.

Darío Martínez, del PJ, dijo que fue un año de mucho trabajo en la Comisión de Obras Públicas que presidió y con importantes logros legislativos desde su bloque. “Hubo una producción muy alta de proyectos relacionados al tránsito, aunque quedó por tratarse el sistema de puntaje para la entrega de licencias”, indicó.

“Buscar oro”

En la vereda opuesta, el presidente de la bancada del Movimiento Popular Neuquino, Julio Ocampo, dijo que el balance del año es “negativo”. “Se podrían haber hecho muchas cosas bien, pero se hicieron mal. Por ejemplo el presupuesto se aprobó sin fundamento, cuando hubo ordenanzas que no le gustaron, el intendente las vetó”, expresó.

La representante de Libres del Sur, Mercedes Lamarca, destacó el trabajo en la Comisión de Ecología que ella presidió, pero sobre todo consideró que lo más importante del año fue aprobar el proyecto de emergencia habitacional.

“Es la primera vez que se toma una decisión política seria y culminamos el año además con la aprobación de los parámetros de urbanización en la Cuenca Batilana, que es el primer proyecto de urbanización sobre tierras fiscales y esto marca un rumbo”, argumentó.

Marcelo Bermúdez, de Recrear, dijo que el 2008 tuvo sus cosas negativas y positivas. Coincidió con la mayoría que mejorar los proyectos de Batilana y emergencia fueron positivos, mientras que como negativo señaló la imposibilidad de trabajar en el pliego de licitación de Indalo.

Uno de los integrantes del bloque de UNE, Fabricio Cascino, también marcó este año como positivo y reiteró el concepto de sus pares en relación al trabajo que se hizo sobre el cierre del período.

“Hice un análisis de lo que pasó este año, creo que hay cosas que se pueden cambiar. Cuesta mucho lograr cosas, es como buscar oro en Andacollo, hay que escarbar por 25 toneladas de piedra para encontrar cinco gramos de oro, pero se llega, cuesta mucho porque la política y las instituciones están muy burocratizadas, pero se llega”, sostuvo Cascino.

En tanto, Bermúdez manifestó: «Estoy orgulloso de estar en un Deliberante donde algunos concejales honran su puesto no siendo un levantamanos y superando al Ejecutivo».

En vísperas de un año complicado

Los concejales coincidieron en que el 2009 estará marcado por las elecciones y la crisis financiera internacional.

Neuquén > En uno de los aspectos en el que coincidieron todos los ediles fue en que el 2009 será complicado. Todos vaticinaron problemas para la capital y para la provincia en el contexto económico mundial.

Ante un año electoral, ninguno de los concejales desmintió que en este tipo de períodos la actividad legislativa se ve afectada.

“Los años electorales en Neuquén son de mucha conflictividad social”, dijo Mercedes Lamarca.

“Vamos a tener que trabajar en forma acelerada el primer semestre porque quedan cosas importantes por resolver como el pliego de Indalo”, dijo Néstor Burgos.

“En un año electoral se hace más difícil trabajar, no sé si el MPN va a tener internas y si ellos –por la coalición- van a ir todos juntos. Va a ser un año difícil”, comentó Julio Ocampo.

Marcelo Bermúdez consideró que para evitar estas cosas año de por medio hay que trabajar en la reforma de la Carta Orgánica para congelar la cantidad de concejales y para que las elecciones sean cada cuatro años.

Relación entre los bloques

Uno de los desafíos del 2008 era cómo sería la interacción de los representantes de la coalición que gobierna la ciudad.

Neuquén > Otro de los temas que preocupó durante el año a los legisladores comunales fue la relación entre los ediles del interbloque y los de la oposición.

Opinaron que la oposición estuvo presente como tal pero acompañó, y muchos coincidieron en que las diferencias entre los representantes del interbloque también fueron un escollo en el camino.

“El problema no fue el MPN, sino con sus propios aliados, ellos tuvieron el problema”, dijo Julio Ocampo.

Mercedes Lamarca remarcó el trabajo en conjunto con la edil de UNE, Alejandra Barragán, y opinó que fue difícil convencer a los radicales. “No existe el interbloque, el proceso de la coalición en el ámbito legislativo ha sido muy deficitario. No se lograron articular políticas y en ese sentido creemos que la mayor responsabilidad es de los partidos tradicionales principalmente la UCR que son los más refractarios a entender que en una coalición son necesarios la discusión, el debate y el consenso”, dijo.

Respecto del trabajo del MPN, Fabricio Cascino destacó el trabajo que hizo en los problemas más importantes. En tanto desde la UCR, Horacio Baldo la calificó como “racional”.

“Fue una oposición compleja”, dijo Néstor Burgos, aunque consideró que en los temas importantes acompañó al intendente Martín Farizano.

Comentá la nota