Legisladores provinciales marplatenses brillan por su ausencia

Luego de más de un año de manifestaciones de los vecinos de Lezama, se produjo un pronunciamiento formal de autoridades políticas de la ciudad y sectores vinculados a la actividad turística.

La autonomía que reclaman en Lezama, para escindirse del Partido de Chascomús, tiene tratamiento legislativo en el Congreso de la provincia. Se trata de la separación de hectáreas agropecuarias muy productivas, con un número de habitantes que no guarda relación con la mayor cantidad de población urbana de la ciudad, famosa por su laguna ubicada a 100 kilómetros de la Capital Federal y por ser la cuna del ex presidente Raúl Ricardo Alfonsín. La cuestión de fondo es netamente económica y tiene que ver con la capacidad de tributos que se generan a partir de la renta de su producción. Un tema muy complejo.

Apelando a una aserto muy conocido "los derechos de uno terminan donde comienzan los derechos de los demás", se puede inferir que el sistema de protesta elegido convierte en un calvario la circulación desde y hacia Capital Federal y el Gran Buenos Aires. Es un milagro que no se haya producido todavía un choque en cadena, que se evita mediante los eficaces operativos que monta la Policía de la Provincia.

Los manifestantes han recurrido a esta forma de protesta como un método de presión a la legislatura provincial y a las autoridades de la gobernación, sin que exista la mínima señal de solución.

Por lo tanto es de esperar que estos cortes parciales de la autovía Juan Manuel Fangio continúen efectuándose y, como consecuencia, persistan los inconvenientes en ese tramo cada fin de semana largo o recambio de quincena en la temporada turística alta.

No es fácil de mensurar el perjuicio que provoca esta protesta, pero sí se puede asegurar que más de un turista decide no venir o directamente cambiar de destino para no tener que sufrir ese vejamen de ida y vuelta, con el riesgo de ser protagonista involuntario de un accidente. Tandil por ejemplo, en el último fin de semana, agotó toda su capacidad de alojamiento, algo inesperado en la ciudad serrana de acuerdo a las expectativas previas.

Sin embargo no se ha escuchado a legislador provincial alguno, en representación de General Pueyrredón, emitir posición política sobre este conflicto que causa serios perjuicios económicos y laborales a miles de marplatenses.

No sería exagerado decir que estas movilizaciones en Lezama están causando un perjuicio similar a las protestas en Entre Ríos, por la papelera de Fray Bentos, que hicieron desaparecer zonas de explotación turística. También lo acaecido en calles del centro de Capital Federal, donde hubo comercios que debieron cerrar definitivamente sus puertas ante las constantes manifestaciones y cortes de calles.

Con un mensaje contemporizador, apelando a términos de persuasión y consenso, el titular del Emtur por fin salió a expedirse sobre el tema, con un sólido respaldo político e institucional de cámaras y entidades vinculadas a la actividad turística, aunque el marco de la solución excede los límites del Partido de General Pueyrredón. Es evidente que no hay decisión política de abordar el tema a fondo ni tampoco el gobernador Daniel Scioli le encuentra la vuelta dentro de su propio bloque.

Para colmo los lunes transformados en feriados, son las jornadas que en la jerga periodística se los denomina como "días fiambre" y todos los colegas de medios capitalinos cubren en directo esa odisea en la ruta. Logran así el efecto mediático buscado, como campana de resonancia y directamente conspiran contra quienes viven o pretenden vivir del turismo. Siendo además tapa de todos los diarios del martes, bajo títulos como "infierno en la ruta", "caos en la autovía", "cien kilómetros a paso de hombre" etcétera, etcétera. Esto no hay ya quien lo resista en un Estado de Derecho.

Y debe dirimirse en el ámbito que corresponda, duela a quien le duela. Es un claro síntoma de debilidad política, por un lado, y de egoísmo por el otro. Son los mismos legisladores que cada dos años hacen campaña buscando los votos para ir a calentar sillas y percibir jugosas remuneraciones en la Cámara de Diputados y de senadores de la provincia.

El presidente del Ente Municipal de Turismo, Pablo Fernández, se expidió sobre el tema junto al presidente del Honorable Concejo Deliberante, Marcelo Artime; integrantes del Directorio del Emtur; representantes de diferentes gremios como Empleados de Casino, Gastronómicos, Choferes de Taxi, SMATA, Empleados de Comercio, Bancarios, la Asociación de Agentes de Viajes, la Asociación de Hoteles, la Cámara de Balnearios, la UCIP, la Bolsa de Comercio local, Colegio de Martilleros; las universidades; la Cámara de la Recreación; y concejales de la Comisión de Turismo.

Comentá la nota