Los legisladores porteños y esa manía de construir

En una cámara con 60 diputados hay 16 bloques. Y la mitad son unipersonales.
Diálogo. Consenso. Construcción. Proyectos en común. Políticas de largo plazo. Coherencia. Todas palabras que suenan tan lindas y tan seguido en boca de los legisladores porteños -y en la mayoría de los dirigentes-, pero que poco parecieran tener que ver con algunos de sus movimientos zigzagueantes.Hace menos de dos años, la flamante Legislatura de la Ciudad contaba con "sólo" 10 bloques, tres de ellos unipersonales: Encuentro Progresista, de Raúl Fernández, el ex funcionario de Aníbal Ibarra y Jorge Telerman; Autodeterminación y Libertad, de Gerardo Romagnoli, el verborrágico aliado de Luis Zamora que vio partir uno a uno a sus compañeros de barricada; y Nueva Izquierda, de Patricia Walsh, la hija del célebre escritor y periodista desaparecido.

Pero desde entonces, peleas y ambiciones electorales mediante, la Legislatura se siguió partiendo y fueron decantando más fuerzas unipersonales, hasta llegar a ocho, la mitad del total de bloques existentes en la actualidad. A los tres que había en 2007, se sumaron:

Nueva Democracia. Lo integra Gabriela Cerruti, otra ex funcionaria de Telerman que supo acusar de cualquier cosa a los kirchneristas que enfrentaba su jefe en la elección de 2007 y luego se sumó al bloque...K. Pero tampoco se sintió cómoda en el Frente para la Victoria (adujo diferencias en algunas votaciones) y a fines de 2008 apostó por ella sola.Convergencia Federal. También para fines del año pasado, el radical Marcelo Meis, fiel seguidor de López Murphy, decidió alejarse del PRO y formar un monobloque cercano al Acuerdo Cívico de Elisa Carrió. Tan cercano que fue candidato por esta fuerza el 28 de junio, aunque no logró renovar.

Eva Perón. La justicialista Dora Mouzo ("Dorita", aunque la semana pasada cumplió 76) se alejó a principios de 2008 del PRO y formó un monobloque que orbita cerca de los K. Juventud Yrigoyenista. Una de las novedades más polémicas. Como legisladora del Frente para la Victoria, la radical Ivana Centanaro, sobre el cierre de listas, acordó buscar la renovación de su banca con...¡el macrismo! La jugada le salió mal: no le alcanzó para seguir en el recinto, pero después de semejante salto no le quedó otra que dejar el bloque K y formar el unipersonal, con nombre histórico. Se supone que votará con el oficialismo. Se supone.

Espacio Plural. Ex funcionario de Aníbal Ibarra, pero sobre todo cercano a la hermana del ex jefe porteño, Vilma, Gonzalo Ruanova no estuvo de acuerdo con el armado electoral del ex intendente y terminó dando un portazo hace unos meses. La última partición en la Legislatura porteña ocurrió unos días atrás, pero no derivó en un monobloque sino en un trío, el Bloque Peronista. Lo forman Juan Manuel Olmos (flamante presidente del PJ de la Capital), Silvana Pedreira e Inés Urdapilleta. Otra fuga de ex kirchneristas que huelen el fin de un ciclo.

Comentá la nota