Los legisladores cierran un período de alto protagonismo

Los legisladores mendocinos que el 10 de diciembre dejarán sus bancas, y aquellos que lograron renovarlas por un nuevo período tuvieron un paso activo por el Parlamento Nacional: algunos porque lograron un fuerte protagonismo político desde sus respectivos bloques, y otros por su cuantiosa producción como impulsores de proyectos de ley, de declaración y resolución que tuvieron a la provincia en un mismo nivel de prioridad que a la Nación.
Las elecciones legislativas del 28 de junio produjeron un cambio en la relación de fuerzas entre la oposición y el oficialismo que en el caso de Mendoza refleja un escenario de crecimiento para los primeros y de retroceso para los segundos. Así, en el Senado, el Frente Para la Victoria (FPV) puso en juego dos bancas, las de María Cristina Perceval y Mónica Troadello, pero sólo recuperó una, que ocupará Adolfo Bermejo, mientras la otra fue para la cobista Laura Montero.

En Diputados, los opositores Enrique Thomas (Unión Peronista) y Omar Demarchi (Demócrata) lograron renovar su mandato y, en cambio, se retirarán de sus bancas las diputadas Susana Genem (FPV), y Silvia Lemos (UCR), y el cobista Jorge Albarracín.

El senador Ernesto Sanz y el diputado Thomas, en sus respectivas cámaras, elevaron durante su primer mandato el perfil político con el que habían llegado al Congreso (el primero hace seis años y el segundo hace cuatro). Por empezar, arribaron al Parlamento representando a fuerzas opuestas (Thomas integraba el bloque oficialista y Sanz presidía la bancada radical en la Cámara alta) y terminaron aliados en su fuerte oposición al kirchnerismo.

El Senador fue uno de los responsables del freno del pago irregular de una partida de dinero al grupo Grecco, que hoy se investiga en la Justicia, y logró protagonismo en sus debates contra los "superpoderes", por la modificación del Consejo de la Magistratura (que integra), por las retenciones al agro y la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.

El diputado Thomas fue uno de los encargados de liderar la ruptura con el FPV para constituir Unión Peronista, una de las tantas variantes donde se agrupa el "Peronismo disidente", que actuó en los últimos años más cerca de la UCR, la Coalición Cívica y el Macrismo, que con su fuerza de origen.

También De Marchi llegó a coincidir con estos partidos de oposición desde la alianza estratégica que trazó con el PRO en la cámara baja, y fue uno de los que presionó al Ejecutivo para que informe sobre la recuperación de Aerolíneas Argentinas por el Estado.

Del mismo modo, Albarracín llegó como parte de la Concertación K pero tras la ruptura entre Julio Cobos y los Kirchner, permaneció junto al vicepresidente como diputado de Consenso Federal, desde donde impulsó un proyecto de ley para penalizar las candidaturas testimoniales, inspirado en lo ocurrido en la última elección con los candidatos de la provincia de Buenos Aires.

Las mujeres, en este caso, reflejaron una conducta más estable: tanto Perceval y Troadello en el Senado, como Genem en diputados, mantuvieron un férreo alineamiento con el oficialismo, al punto que apoyaron todas y cada una de las iniciativas consideradas clave para el Gobierno nacional.

Lemos, en tanto, se constituyó en una de las autoridades de la bancada radical de la Cámara baja, como secretaria Legislativa del bloque, desde donde desplegó una actividad clave en la fijación de la estrategia de confrontación con el oficialismo, con énfasis en los temas vinculados con el régimen financiero, en su calidad de vicepresidenta primera de la comisión de Finanzas.

Como integrante de la Comisión especial Banca de la Mujer, Perceval fue autora de leyes vinculadas con la protección de los derechos de las mujeres, los niños y los adolescentes, pero también impulsó proyectos de modificación del Código Penal referidas al arresto domiciliario, y la incorporación de la tecnología como nueva forma de comisión de delitos, entre otras.

El balance de la producción legislativa de los mendocinos señala a Genem, Lemos y Thomas entre los diputados con mayor equilibrio entre la cantidad de proyectos vinculados con la provincia de Mendoza y aquellos de alcance nacional.

Pedidos para concesionar y asfaltar rutas o para declarar de interés nacional algunas fiestas provinciales y homenajear a artistas locales, conviven con otros que promueven la instalación de cajeros automáticos en el Cristo Redentor, crean un régimen previsional especial para los trabajadores de la actividad vitícola, proponen reintegros del IVA a productores agrícolas de la provincia o reclaman atender los daños causados por sismos en algunos departamentos.

Comentá la nota