El legado de Indra Nooyi como CEO de Pepsico

El legado de Indra Nooyi como CEO de Pepsico

Días atrás se conoció la noticia de la salida de la empresa de Indra Nooyi, CEO de Pepsico. Una buena ocasión para reflexionar sobre un legado construido sobre la base de un sólido liderazgo de género y el intento por mejorar del perfil nutricional de los productos sin resignar ganancias.

“Nadie será recordado por llevarles ingresos a los accionistas. Te recordarán por el impacto que causaste en la sociedad”, dijo Nooyi en algún momento de los 12 años en los que fue la número uno del gigante de alimentos y bebidas.

Sin duda, el impacto de su legado no pasará desapercibido.

Por un lado, sentó un mojón importante en el mundo de los negocios al ser una de las primeras CEO en lograr consolidar un importante liderazgo en una empresa del tamaño e influencia de Pepsico.

Por el otro, fue pionera en la industria de la alimentación en adelantarse a las presiones actuales para disminuir los niveles de ingredientes como la sal, el azúcar  y las grasas saturadas que en exceso pueden ser nocivos para la salud.

- La ejecutiva más poderosa del mundo

Cuando fue nombrada presidenta ejecutiva en 2006, había menos de una decena de mujeres en la cima de las 500 compañías públicas más grandes de Estados Unidos. Ahora es una de las únicas 25 en el programa Standard & Poor’s 500. Seguirá siendo la presidenta de PepsiCo hasta principios de 2019, dijo la compañía.

“En su caso se da además la rara coincidencia de que posee ese gen que la hace especial para los negocios y que le permite tomar decisiones clave. Y el hecho de ser de una mujer, y de origen indio, le convierte en la imagen perfecta de las figuras de la globalización en el mundo empresarial”, dijo el diario El País en 2006 cuando asumió como CEO.

En PepsiCo, era criticada por trabajar demasiadas horas  al día, los siete días a la semana. Cuando se le preguntó  si consideraba que es era un n buen modelo para otras mujeres, Nooyi dijo: “probablemente no. Pero debes recordar que cuando comencé a trabajar, casi no había mujeres en los trabajos en los que estaba. En ese momento, hace 30 o 40 años, las expectativas para las mujeres no eran razonables. Tuvimos que producir un mejor producto y hacer todo mucho mejor que los hombres para avanzar”.

“No creo que las mujeres puedan tenerlo todo. Podemos fingir que lo tenemos todo. Mi marido y yo hemos estado casados por 34 años y tenemos dos hijas. Todos los días tengo que tomar la decisión de ser esposa o madre. Para ambos trabajos se necesita ayuda. Hemos cooptado a nuestras familias para esto. Planeamos nuestras vidas meticulosamente para que podamos ser padres decentes. Pero si le preguntas a nuestras hijas no estoy seguro de que vayan a decir que he sido una buena madre”, dijo en otra entrevista.

Junto a Mary Barra (GM), y Ginni Rometty (IBM) formó parte del llamamiento de la Casa Blanca de Obama para tratar de eliminar la brecha de género en los salarios, una iniciativa en la que participaron Apple y Facebook. Una paga justa y equitativa, decían, “debe ser un elemento esencial de cualquier modelo exitoso de negocio”.

En 2016 lanzó en América Latina el programa “Mujeres con Propósito” que se propone empoderar y capacitar a 10 mil mujeres de la región con una inversión de un millón y medio de dólares.  La Fundación PepsiCo va a  invertir $100 millones de dólares para apoyar iniciativas que beneficiarán a 12.5 millones de mujeres y niñas de todo el mundo para 2025.

- Mas salud, más ganancias

En 2009, PepsiCo hizo una promesa: la de desarrollar un crecimiento sustentable, invirtiendo en un futuro saludable para los consumidores, el planeta, trabajadores y comunidades. Esta promesa fue la base de una nueva misión  denominada “Desempeño con Propósito” . “Creemos que nuestro éxito financiero –Desempeño- debe de ir de la mano con nuestras responsabilidades sociales y ambientales”, anunció.

Bajo su liderazgo, el fabricante de productos masivos como Mountain De, Gatorade y Doritos incluyó en su portfolio hummus, kombucha, agua de coco y otros alimentos y bebidas más sanos y nutritivos.

En 2007 contrató al primer director científico de Pepsi, Mehmood Khan, y al primer director de políticas mundiales de salud, Derek Yach."Fue la primera persona en reconocer verdaderamente que las empresas tenían que cambiar", dijo. "Lo entendía profundamente y empezó a implementar un par de elementos clave que ahora todas las empresas aceptan como normales”, según Yach.

Desde su comienzo como presidenta ejecutiva en 2006, los ingresos de Pepsi han aumentado de US$35.000 millones a más de US$63.000 millones, mientras que el precio de las acciones ha crecido aproximadamente un 80%.

Pero no todo el tiempo fue así. A poco de haber lanzado el nuevo plan sustentable llamado “Desempeño con Propósito”, los productos tradicionales y “menos saludables” de la cartera empezaron a perder posiciones de mercado y alarmaron a los inversores y accionistas.

Uno de sus “archirivales” fue Nelson Peltz, dueño del  Trian Fund Management, quien denostó la nueva estrategia durante los primos años.

Los analistas regularmente la criticaban en público y dejaban crecer el rumor de que el directorio de la empresa estaba considerando reemplazarla. El Wall Street Journal decía en ese momento: ”las ventas de refrescos han sido lentas, las ganancias han dejado de alcanzarse y la acción ha bajado un 1% durante los cinco años de la Sra. Nooyi”.

Los críticos señalaban que la estrategia de "Desempeño con Propósito" de Nooyi llevando a la empresa hacía portafolio de productos más saludables, como “tonterías que hacían perder dinero mientras la competencia se fortalecía”.

En ese entonces se veía que "teniendo en cuenta los cambios en la administración, parece que la empresa volverá a poner énfasis en sus bebidas dulces y en los aperitivos salados”, tal como observó Jason Schloetzer, profesor de Contabilidad de la Escuela de Negocios McDonough de la Universidad de Georgetown. "Es como si Pepsi estuviera diciendo a los inversores: 'Sabemos que esos segmentos eran muy rentables para la empresa, y en ellos vamos a concentrar de nuevo nuestras energías'. Es difícil librarse del pasado, sobre todo porque era más rentable”.

Esa fue la foto de sus primeros años. La película de sus doce años al frente de la empresa, y los números que puede mostrar, le han dado la razón.

“Durante la década pasada, PepsiCo se ha convertido en un modelo a seguir para las compañías mundiales al demostrar que alinear el negocio con los intereses sociales es una fórmula para lograr resultados financieros sólidos”, afirmó Bill George de la Facultad de Negocios de Harvard. “El ejemplo de PepsiCo es un recordatorio positivo de que las compañías con mejor desempeño del mundo se miden cada vez más por criterios que no solo incluyen la rentabilidad financiera a corto plazo. Pueden y deben ser fuerzas del bien en el mundo y quienes adoptan esta mentalidad quedarán mejor posicionados para cumplir con los accionistas y la sociedad”.

"El cambio hacia el portafolio Better For You ha sido, probablemente, la marca clave del legado de Indra Nooyi en Pepsico", apuntó Sonia Vora, analista del Morning Star.

Los primeros diez años de Desempeño con Propósito han demostrado lo que se puede lograr cuando una compañía obtiene buenos resultados al actuar bien. Hemos creado un valor significativo para los accionistas a la vez que tomamos medidas importantes para ocuparnos de las prioridades ambientales, sociales y de salud en todo el mundo”, analizó la ejecutiva en alguna oportunidad.

- Cómo ve el futuro de la industria

Entre las deudas de su desempeño sustentable durante el liderazgo Nooyi queda el espinoso asunto del aceite de palma.

En 2015 PepsiCo lanzó su Plan de Acción de Aceite de Palma, comprometiéndose a promover la sostenibilidad del aceite de palma en la industria. Desde 2016 están informando sus progresos, y en junio de 2018 publicaron su tercer informe anual, detallando los avances respecto a sus objetivos.

Sin embargo, para organizaciones como Greenpeace, la empresa no ha ido hasta el fondo de la cuestión y no ha querido identificar a sus proveedores para que puedan ser auditivos y controlados.

En los últimos años, Nooyi puso el foco en el reciclado. “Cómo CEO de una compañía global hago un montón de viajes. Todo el tiempo veo lugares hermosos y gente maravillosa, pero también veo sitios llenos de basura y desperdicios. Veo ciudades repletas de residuos y océanos con demasiado plástico. Esto tiene que cambiar” dijo el último año a la revista Forbes.

Nooy deja la empresa, en un momento de mucha incertidumbre para las alimenticias. Además, se rumorea que, tras fracasar en la adquisición de Unilever el año pasado, el equipo formado por el inversor Warren Buffett y el fondo 3G está a la búsqueda de empresas de bienes de consumo. Pepsico podrida ser su próximo intento.

Coment� la nota