La lechería, eje del debate

Se realizó anoche la asamblea en la Sociedad Rural para analizar la situación del campo en general y de la lechería en particular. Preocupa la baja del precio y no encuentran salida a la crisis
En el marco de la jornada nacional de protesta del campo, Villa María optó por realizar una asamblea en el auditorio de la Sociedad Rural (SRVM).

La iniciativa fue de un grupo de autoconvocados a la que adhirió la entidad anfitriona y de hecho fue presidida por José Munárriz, a cargo interinamente de la presidencia de la Rural (ver recuadro). Lo acompañaron Lorenzo Bruera de la SRVM y Carlos Peretti, de Cartez.

Comenzaron con un informe de situación haciendo enfoque en la lechería.

El tema del acuerdo que fijó en un peso el precio por litro, rondó en toda la asamblea. La mayoría fue crítica de ese acuerdo basándose en que en los hechos no se cumple. Hablaron que el primer mes cobraron en promedio 80 centavos y que para esta liquidación, ya están hablando de 70 a 75 centavos, algo que consideran por debajo de los costos de producción.

"Si no se hubiera firmado el acuerdo, no habrían dividido al sector", dijo Lorenzo Bruera, al referirse a que ese convenio fue rubricado por tres cámaras y algunas industrias, sin el aval de la Mesa Nacional de Lechería, que es el organismo donde están todas las instituciones (incluida la Mesa de Enlace) y el Gobierno.

"Además, hay razones económicas que hacen imposible cumplirlo. Por ejemplo, es cierto que por las gestiones del Gobierno las pymes vendieron 600 de las 2.500 toneladas de leche en polvo, pero a un valor de ocho pesos el kilo de cuartirolo", indicó Bruera.

"Si pensamos que en la góndola está a 23 pesos y que el año pasado la industria lo vendía a 10 pesos el kilo y en la góndola estaba a 13, vemos que no funciona la política de control de precios", agregó.

Estuvo presente en la asamblea Gustavo Vionnet, presidente de la Sociedad Rural de Las Colonias (Esperanza, Santa Fe) e integrante de la Mesa de esa provincia, firmante del polémico acuerdo.

Explicó que ellos contrataron a economistas para hacer un informe real de costos "del que surgió que la industria estaba en condiciones de pagar un peso".

Reconoció que hay pymes a las que les es imposible llegar a esa cifra pero entiende que aún hoy, con la baja de los precios internacionales y el sobrestock, podrían llegar al menos a los 90 centavos.

Las apreciaciones de Vionnet abrieron otro debate. ¿Los productores tienen que reunirse con la industria para acordar políticas o deben enfrentarse para conseguir más precio?

Al respecto, los representantes del sector que en la última reunión de lechería conformaron una comisión para sentarse junto a la industria, dijeron que los resultados de las gestiones fueron positivos.

"La mayoría de las usinas lácteas estuvo de acuerdo en consensuar políticas de trabajo en común", dijo José Galiari, al referirse a las gestiones que hicieron los delegados del grupo ante las industrias a las que les proveen.

Sin embargo, otros productores plantearon que "como siempre, las fábricas nos están usando. Cuando estaba a 5.000 dólares la tonelada de leche en polvo, no nos aumentaron y ahora nos quieren hacer pagar los costos de la baja".

Finalmente, recordaron que hoy el secretario de Comercio Interior se reunirá con las cámaras firmantes y la industria, a los efectos de analizar el incumplimiento del acuerdo.

Comentá la nota