Leche de precio regulado, casi en extinción

Leche de precio regulado, casi en extinción
La Serenísima y Sancor prácticamente no entregan el saché acordado a menos de $ 2. Le agregan calcio y lo venden más caro.
¿Quiere leche barata? ¿Esa a 1,84 peso que las empresas lácteas se comprometieron con el Gobierno a aumentar sólo si las autorizaban? Bueno, si busca los sachés de leche entera fluida de La Serenísima y Sancor, las que firmaron el último acuerdo en agosto de 2007 y que deben estar por debajo de los dos pesos según el local, olvídese.

Prácticamente no existen, porque las lácteas les han agregado calcio o hierro a otros productos y los han llevado por encima de los 2,70. Así, eluden el control de precios, porque no se trata del producto acordado. La Serenísima, incluso, tiene tres variantes: una con hierro, otra extra calcio y la reciente con calcio agregado. Sancor lanzó ahora también una con calcio, aunque no desapareció el tradicional saché blanco y celeste.

Desde La Serenísima indicaron que la leche entera ultrapausterizada fue reemplazada hace un mes por una versión "calcio agregado". La leche entera común, explicaron, ahora se comercializa con la marca "La Rodriguense". "Fue una decisión de la empresa para darle mayor valor a la leche", precisaron.

Según explicó el vocero de La Serenísima, el acuerdo de precios se cumple con "La Rodriguense", pero esta marca es casi imposible de encontrar en los súper cordobeses. Aquí, algunas cadenas lograron que Mastellone les dedique a cada uno una marca. En Disco, se vende desde hace semanas "Estímulo", y en Carrefour apareció "La buena medida". Rondan 1,85.

En la cadena Libertad no había leche de estas nuevas marcas de Mastellone, pero sí "La Nueva" de una planta cordobesa, a 1,75 peso.

Por lo bajo, los hipermercados aseguran que las grandes industrias cuotifican al extremo estas leches "baratas". "Te dan determinada cantidad de esta leche y te completan el resto con las otras sí o sí", dijeron en un hipermercado. La explicación es simple: las que tienen algún agregado, cuestan, por lo menos, 50 por ciento más.

"Nosotros estamos notando la falta de esta leche en saché en los supermercados desde hace una semana", señaló Nidia Carbajo, titular de la Asociación de Defensa de Usuarios y Consumidores. "Las lácteas encarecen la leche poniéndole agregados y dejan de producir la común porque no les conviene", se quejó.

La Voz del Interior consultó a la Secretaría de Comercio Interior que conduce Guillermo Moreno, pero no obtuvo respuesta.

Otras razones. El último acuerdo de precios fue firmado en agosto por Aceitera General Deheza, Arcor, La Virginia, Cepa (avícolas), Fargo, Las Marías, Kraft Food, La Serenísima, Ledesma, Molinos Río de la Plata, Nestlé, Sancor y Unilever, entre otras. Se incluyeron determinados productos, que en el caso de los lácteos abarcaban las leches fluidas entera y descremada, crema, manteca, dulce de leche, leche en polvo y quesos cremoso, port salut y reggianito.

No se acordó fecha de vencimiento, por lo que se entiende que aún está vigente. De hecho, en marzo, la Secretaría de Comercio Interior giró a los hipermercados –a través de las cámaras del sector– autorizaciones para remarcar los productos de baja, media y alta rotación incluidos en el listado de los regulados. Para el caso de la leche, la autorización ya había llegado en febrero: dos por ciento la fluida común y cuatro por ciento el resto. Las leches con agregados quedaron afuera.

Pero el acuerdo implicaba que el Gobierno les pagara una compensación, subsidio que el sector ya dio por caído para 2009.

En 2007, Comercio Interior auditaba entre las lácteas todos los litros vendidos en el mercado interno y le pagaba 20 centavos por litro a la industria. En 2008, bajó a 15 centavos ese subsidio y sólo por los litros que insumía la canasta acordada. Pero pagó sólo tres meses de los 12: enero, julio y agosto.

Y algunas fábricas todavía esperan los pasos legales para cobrar enero.

Compensaciones

Más de 7.000 tamberos. La Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca) autorizó ayer el pago de compensaciones en concepto de aportes no reintegrables a más de siete mil tamberos por un valor superior a 28,6 millones de pesos.

10 centavos. El pago forma parte del acuerdo firmado en marzo entre el Gobierno y las entidades rurales, a través del cual los tamberos, con una producción diaria de hasta tres mil litros de leche, recibirán una compensación de 10 centavos.

Comentá la nota