La leche podría pegar un salto

La leche podría pegar un salto
Las principales marcas aseguran que sostendrán el valor en el corto plazo. Las pymes advierten que no pueden. Un sistema nada exitoso.
A dos días del vencimiento, los tamberos dan por descontado que en 2010 no habrá más subsidios sobre el precio que reciben por el litro de leche. Durante este año cobraron $0,80 el litro y recibieron un subsidio del Gobierno de 0,20 peso. A partir de enero las industrias lácteas deberán pagar su materia prima entre $1 y $1,10 por litro. Los productores estiman que el precio mayorista aumentará cerca del 20 por ciento.

Desde el sector aseguran que las industrias tienen margen para asumir la falta de compensaciones oficiales sin trasladar el costo a las góndolas. Sin embargo las pymes advierten lo contrario. El litro de leche fluida de las principales marcas no baja de los 3 pesos. En 2009 el valor aumentó en promedio un 13%, pero en algunos casos el incremento alcanzó el 60 por ciento.

Desde el Gobierno consideran que la situación del sector lácteo mejoró sensiblemente durante 2009 razón por la cual en 2010 las compensaciones a no serán necesarias. Según el Secretario de Lechería, Arturo Videla, tanto los precios internos como los internacionales mejoraron y eso cambió el escenario. El valor de la leche en polvo en el mercado externo aumentó 60% durante este año y si bien no son muchas las industrias lácteas que exportan, el incremento traccionó en cierta forma los precios internos.

Según datos de consultoras privadas entre diciembre de 2008 y noviembre de 2009, el litro de leche fluida en las góndolas aumentó un 13 por ciento. Pero en el caso de algunas marcas, como la leche entera La Serenísima, Crítica de la Argentina comprobó que el valor subió en sintonía con el precio internacional. El último mes del año pasado el litro costaba $1,84 y actualmente se paga entre $3 y $3,20 en los supermercados.

Según el administrador de tambos Marcos Sneyder, las pymes tendrán que ajustar el precio porque no tienen margen para pagarles más de un peso a los productores si no aumentan el mayorista. Para el productor, el incremento de lo percibido por los tamberos es un reajuste dentro de la cadena. "Recuperaremos la proporción dentro del precio final, porque con las regulaciones de precio que rigieron este año los aumentos se concentraron en los comercializadores", aseguró Sneyder.

En el resto del mundo la cadena de comercialización de la leche contempla que un 40% del precio final es lo que se le paga al productor. En Argentina, la participación resulta del 33 por ciento. La Serenísima ya garantizó que a partir de enero pagará a los tamberos $1,10 por litro. Consultados por este diario, fuentes de la empresa dijeron que durante el mes próximo no se tocará el precio, pero dejaron abierta la chance de un ajuste para más adelante.

Con vitaminas el litro llega a $4,23

La diversificación del mercado de la leche aumenta la facturación de las grandes industrias. Lejos de la dicotomía entera o descremada, en los últimos años aparecieron otras tantas variedades que se ofrecen a precios mayores al de las tradicionales. El litro de leche entera de primera marca cuesta promedio $3, pero aparece las variedades como la fortificada con hierro que asciende a $4,23 o una con propiedades reductoras del colesterol cuyo valor supera los 8 pesos.

Comentá la nota