Lebbos dirá en la Nación que Alperovich mandó a golpearlo

Lebbos dirá en la Nación que Alperovich mandó a golpearlo
El padre de Paulina será recibido hoy por el secretario de Derechos Humanos nacional. "Me sacan fotos desde autos sin identificación", dijo Lebbos. Señaló a los "hijos del poder" por el homicidio de su hija"No conozco", afirmó. En el Poder Ejecutivo se mostraron conformes con la organización de los festejos por el 9 de Julio
La agresión policial que sufrió Alberto Lebbos durante los festejos del 9 de Julio, y que fue reproducida en casi todos los medios de comunicación locales y porteños, generó un hecho político: el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Martín Fresneda, recibirá hoy al padre de Paulina, la joven asesinada en 2006.

En el encuentro que fue programado para las 16, Lebbos relatará los pormenores de incidente en el que se vio involucrado, y también denunciará que recibe amenazas y presiones por parte de "gente anónima".

"Le pedí una audiencia urgente a Fresneda para pedirle que tome intervención de la grave situación. Que tome cartas en el asunto sobre los hechos que están ocurriendo en Tucumán, donde secuestran y persiguen a la gente. A mí me sacan fotos desde autos sin identificación. Hoy a la mañana (por ayer), mientras un grupo de chicos que tienen un programa de radio me hacía una nota, se paró un auto y comenzó a sacarme fotos", denuncio Lebbos a LA GACETA. En la reunión, el ex funcionario alperovichista -renunció al gobierno al poco tiempo del crimen de su hija- le pedirá al funcionario nacional protección para él y su familia. "Que la Presidenta intervenga en esta situación porque temo por mi familia y por la gente que nos ayuda", imploró.

Sobre los incidentes del martes, el padre de Paulina afirmó "no estar sorprendido" de los dichos del gobernador, José Alperovich, quien ayer aseguró que no estaba al tanto de los hechos que mostraron la mayoría de los medios nacionales.

"El único en el mundo que no vio la aporreada que nos dieron fue Alperovich. No me sorprende, porque forma parte de las mentiras que nos tiene acostumbrados. No tengo la menor duda de que fue él quien mandó a aporrearnos", fustigó. Y agregó: "le quiero decir al gobernador que los golpes y el gas pimienta que le arrojaron a los familiares de víctimas de la impunidad, a los jubilados, a los periodistas y a mí, no fueron para nosotros. Esos golpes fueron para mandar un mensaje a todo el pueblo argentino. Alperovich reprimió para que el pueblo argentino sepa que aquél que ose exigir algún derecho va a recibir garrotazos como respuesta".

Mensajes de apoyo

Dirigentes de la oposición repudiaron la agresión policial, y manifestaron su apoyo a Lebbos. "Deploramos enfáticamente la acción de la Policía provincial, que durante los actos del 9 de julio le impidió a Alberto Lebbos entrevistar a la Presidenta", expresó la mesa directiva de la Democracia Cristiana. En tanto, desde la Coalición Cívica-Ari, la concejala Sandra Manzone señaló: "no hay nada que festejar este 9 de julio. Una vez más en 7 años, su voz (la de Lebbos) es silenciada y su grito desgarrado de dolor es reprimido por el gobierno de Alperovich". Desde el Partido Obrero también repudiaron los incidentes. "Denunciamos todos estos atropellos represivos, donde se violaron derechos constitucionales y libertades democráticas", expresó Daniel Blanco. La legisladora radical Silvia Elías de Pérez opinó: "la violenta represión no tolera ningún intento de justificación".

El peronista disidente Bernardo García Hamilton también manifestó su repudio. "En otros 9 de Julio no había personas golpeadas por reclamar el esclarecimiento del crimen de un hijo", criticó el ex legislador.

El gobernador dice que no se enteró de la agresión

Quedaron conformes. Esa fue la sensación generalizada entre los funcionarios del Gobierno después de los festejos por el 197° aniversario de la Declaración de la Independencia.

El acto central en el que estuvo la presidenta, Cristina Fernández, fue multitudinario. Y a pesar de que en su discurso no pronunció mimos ni para el gobierno local, ni para los candidatos a diputados, confirmó el envío de $ 60 millones para los pequeños productores del sector cañero. Ese, según fuentes del Gobierno, fue el mejor mimo que la presidenta le pudo hacer al gobernador, José Alperovich, en los festejos por el 9 de Julio.

Estos fondos servirían para destrabar el conflicto que se generó en el sector azucarero entre los pequeños productores y los industriales por la caída en la rentabilidad de la actividad. Sin embargo, entre la alegría también se filtraron los interrogantes por la agresión de la Policía a Alberto Lebbos, padre de Paulina Lebbos, la joven que apareció muerta en la zona de Tapia el 26 de febrero de 2006.

Lebbos quería acercarse hacia la zona donde se hicieron los festejos para hablar con la Presidenta, pero un fuerte cordón policial le cerró el paso. Ayer, el gobernador se refirió a este tema, pero su respuesta provocó sorpresas.

Las imágenes de las agresiones sufridas por Lebbos y algunos militantes del Partido Obrero (PO) que lo acompañaban tuvieron difusión nacional y local. A pesar de esto, Alperovich le dijo a la prensa que no se había enterado de lo que ocurrió. Y cuando le preguntaron contestó: "No conozco nada de ese tema". Así, el mandatario terminó la rueda de prensa que brindó después de visitar la inscripción del programa "Ellas hacen", en el club Central Córdoba.

Alineado con la Nación

En su discurso -en el acto central del 9 de Julio- Alperovich había citado en varios párrafos la importancia de estar en consonancia con los lineamientos del gobierno nacional. Y cuando habló ayer con las futuras beneficiarias del "Ellas hacen", les recordó que este programa llegó a Tucumán gracias al esfuerzo del Gobierno nacional.

"Estamos trabajando con este programa de la Nación destinado a mujeres que tienen tres o más hijos y que están cobrando la Asignación Universal por Hijo (AUH). El martes tengo una reunión en Buenos Aires con la ministra de Desarrollo Social de la Nación, Alicia Kirchner, para tratar de cerrar esto, pero creemos que el programa tendrá entre 12.000 o 12.500 beneficiarios", afirmó.

Este nuevo programa nacional propone subsidiar a mujeres que son madres para que concluyan sus estudios primarios o secundarios, y para que aprendan un oficio.

En este contexto, el gobernador habló acerca del mensaje que dio el arzobispo, Alfredo Zecca, en el Tedéum. En ese discurso, el arzobispo había señalado la importancia de trabajar por los más pobres y de buscar el diálogo para evitar confrontaciones políticas. "Me están viendo con esta gente (por las beneficiarias del 'Ellas hacen') que no es gente rica. Son pobres que necesitan este dinero para vivir o para comer. Estoy de acuerdo con lo que dijo monseñor Zecca. Entre todos tenemos que trabajar para que la gente humilde este mejor", analizó.

Por último, se refirió al consenso político. "Dialogamos con todos. Jamás estuve de acuerdo con la confrontación por la confrontación misma. Al contrario, las puertas de la Casa de Gobierno siempre estuvieron abiertas para todo el mundo", concluyó.

Coment� la nota