Leavy prevé terminar su mandato mediante sucesivas apelaciones

Si es sometido a un juicio político y se decide su remoción, el intendente Sergio Leavy (FPV) y sus funcionarios de confianza ya tendrían definida una estrategia: apelar sucesivamente, para que las demoras en la Justicia le den el tiempo de terminar con su mandato y "después todo quedaría en la nada".
Así lo reveló la directora de Rentas de la municipalidad tartagalense, Mónica Apaza, en una grabación tomada sin su consentimiento durante una reunión con empleados de su área. Según contó un participante, el viernes último la funcionaria reunió a los empleados para pedirles apoyo. Habitantes de Tartagal reconocieron en la grabación la voz de Apaza.

La grabación, realizada mediante un celular, fue difundida ayer por el sitio digital elintransigente.com.ar y por el canal de cable Video Tar. "Si (Leavy) llega a salir de la intendencia, automáticamente se va a la Corte y apelando de esa forma, va a seguir su intendencia hasta que termine su gobierno y (...) después todo quedaría en la nada", afirma una voz femenina en la grabación.

También se la escucha afirmar que el antecesor de Leavy, Darío Valenzuela (PRS) "un faltante de 200.000 (pesos) en la Cooperadora Asistencial" y que "desde arriba" le indicaron que no hicieran nada. La voz lamenta que si hubieran denunciado este hecho ahora contarían con un as en la manga.

El lunes pasado el intendente, que insistió ayer en una campaña mediática en su contra, también mencionó este faltante en la Cooperadora Asistencial.

Apaza está en medio del escándalo que sacude por estos días a la municipalidad de Tartagal. Según ella misma lo reconoció en declaraciones a Video Tar, en su calidad de contadora firmaba los papeles del tenedor de libros Fabricio Carrasco, el mismo que está acusado por estafa en una causa penal, sospechado de ser quien entregó las facturas de Martín Almaraz al empresario Oscar Elías para que este las utilizara para cobrar casi 220 mil pesos a la municipalidad. Almaraz denunció que no autorizó este uso y que falsificaron su firma en una nota de autorización de pago y en los endosos de los cheques con los que la comuna pagó el alquiler de maquinaria vial de Elías.

Uno de estos cheques fue a parar a manos del cuñado del intendente, Fredy Medina Biasutti.

Apaza es también quien firmó la manifestación de bienes de Almaraz en 2008. Allí se afirma el plomero tiene un activo corriente mensual de 2.200 pesos, lo que contradice al intendente, quien por estos días trata de demostrar que el denunciante es en realidad un proveedor con buen pasar económico.

Hay otro dato que, aunque corresponde a la vida privada de Apaza, alcanza interés público: la contadora es novia del ex diputado provincial Ernesto Aparicio, el mismo que está involucrado en una causa por drogas y que fue obligado a dejar su banca por las sospechas que caían sobre él por el crimen de la pequeña productora rural Liliana Ledesma, cometido en Salvador Mazza en septiembre de 2006, luego de que denunciara a Aparicio y a los hermanos Castedo por cerrar caminos vecinales con el aparente propósito de dejar un área despejada para actividades vinculadas al narcotráfico.

Comentá la nota