Leavy fue al Juzgado pero no declaró

El intendente Sergio Leavy (FPV) finalmente no declaró ayer ante la Justicia debido a que el acto de indagatoria no llegó a concretarse porque su defensor, el abogado Oscar Guillén, se opuso a la participación del abogado Carlos Iriarte, en representación del gasista Martín Almaraz.
Aunque el juez Héctor Fernando Mariscal no hizo lugar a la oposición, suspendió el acto luego de que Guillén apelara esta decisión, con lo que la cuestión tendrá que ser resuelta por la Cámara de Acusación, lo que demoraría la indagatoria al jefe comunal, a quien se investiga por presuntos hechos de corrupción en la administración municipal y que está siendo sometido también a un juicio político.

A la salida de tribunales Leavy reiteró que tenía intención de hablar ante el juez:"Vine con toda la intención de declarar. Lo dije públicamente varias veces", recordó.

Guillén destacó que su defendido quería declarar, pero afirmó que "en esas condiciones no se puede". "Con este clima que se ha generado acá, da la sensación de que Leavy no tiene derecho a defenderse", contraatacó.

Explicó que hasta ese momento no conocía el expediente y al revisarlo se dio con que "en ningún sitio" de las 97 fojas del expediente Iriarte"está presentado solicitando ser querellante en esta causa". Por este motivo se opuso a que participara de la indagatoria, oposición que el juez rechazó. Según el defensor, el magistrado no fundó esta decisión, por lo tanto "consideré esa resolución como arbitraria por no fundada" e interpuso un recurso de apelación.

El abogado recordó que Iriarte es querellante en otra causa, la iniciada a raíz de la denuncia de Almaraz, en la que está acusado por estafa el asesor contable Fabricio Carrasco. En cuanto a la causa contra Leavy, acusado por "negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública y defraudación en perjuicio de la administración pública en concurso real", consideró que si Iriarte se presentara se tendría que analizar si corresponde que lo haga porque se trata de un delito contra la administración pública. La misma situación, ser querellante en la causa por estafa contra Carrasco, fue utilizada por Iriarte para asegurar que bien puede participar de los actos procesales en la causa contra Leavy. Recordó que se trata de causas "conexas", que la segunda -contra el intendente, funcionarios de su gabinete y el particular Oscar Elías- es consecuencia de la primera, iniciada a partir de la denuncia de su representado, el gasista cuyas facturas fueron utilizadas para cobrar más de 200 mil pesos de la municipalidad.

"Lo que la defensa de la mayoría de los imputados desconocen, no porque lo desconozcan sino porque les conviene desconocerlo en este aspecto particular, es que son causas conexas, implica que la constitución en la primera causa, principal o madre, permite que yo también participe de las otras causas", afirmó.

Comentá la nota