El día de las lealtades internas

El peronismo conmemora hoy el Día de la Lealtad. ¿Lealtad a quién?, cabe preguntarse. Lealtad a los principios y a las banderas partidarias, responderían los más ortodoxos. Lealtad al líder de turno, dirían los más sensatos.
Lealtad a los líderes territoriales, asumirían los más pragmáticos.

En la reciente interna que dividió a los concejales oficialistas hubo lealtad, pero hacia los líderes territoriales. Todos los ediles del PJ se identifican con el alperovichismo. Enarbolan esa bandera. Pero del gobernador para abajo, ya es otro cantar. Y es ahí donde empiezan a surgir diferentes respuestas, porque la lealtad es una sola, pero a quién va dirigida abre un cúmulo de interrogantes.

Alperovich sabe que los ediles tienen sus propios caudillos. Por eso, bajó línea para aquietar las aguas. Ordenó que se recupere la unidad del bloque y que los intereses políticos se posterguen para más adelante. Entiende que las rencillas sólo benefician a la oposición. Ahora bien, por qué un hombre que acostumbra a manejar los hilos dejó que la sangre llegara al río, cabe preguntarse. Porque también le conviene que el intendente Domingo Amaya avizore otros rivales para su sillón.

De ese modo, el gobernador tendrá más poder para decidir, en 2011, a quién apadrinar para la intendencia de la capital. Llegado el caso, seguramente se inclinará por quien demuestre mayor lealtad. Mientras tanto, si hay interna... que no se note.

Comentá la nota