La lealtad no se valora en el universo K

Por Fernando Gonzalez

La lealtad es el término más mencionado en estas horas en el planeta Kirchner. A la Presidenta y al ex presidente les gusta medir cada gesto político de sus colaboradores o aliados en términos de lealtad. Y los dirigentes kirchneristas también viven obsesionados por el mismo tema.

Sin dudas, Daniel Scioli podría a esta altura escribir un tratado sobre las ventajas y desventajas de ser leal a los Kirchner. Supo de la ira patagónica — siendo vicepresidente— que lo condenó a un par de años de ostracismo. Pasó a ser el candidato K a gobernador cuando las encuestas lo señalaban como él único capaz de ganar en el distrito bonaerense. Y accedió en la última elección a una polémica candidatura testimonial, para traccionar una lista que Kirchner ya empujaba hacia el naufragio.

Scioli volverá a ser sometido hoy a examen, cuando le pida a Cristina algunas medidas que reclama el campo. La respuesta marcará cuánto oxígeno están dispuesto a concederle los Kirchner en esta etapa de dispersión del poder. El gobernador podría tomar nota del papelón que debió soportar el correcto canciller, Jorge Taiana, cuando Cristina lo hizo responsable de su llegada tarde a la cumbre del Mercosur en Asunción para comprobar cuán poco se valora la lealtad en el universo K.

Comentá la nota