El lazo con el comunismo, la razón de la exclusión

La región recelaba la injerencia soviética
SAN PEDRO SULA, Honduras.- Con la medida adoptada ayer de permitir la readmisión de Cuba, la Organización de Estados Americanos (OEA) dejó sin efecto la resolución adoptada en 1962 en una cumbre de cancilleres en Punta del Este mediante la cual se excluyó a la isla del Sistema Interamericano.

Cuba fue suspendida de la OEA por sus vínculos con los países comunistas, encabezados por la Unión Soviética, considerados entonces "incompatibles" con el Sistema Interamericano.

El 9 de noviembre de 1961, en uno de los momentos más tensos de la Guerra Fría, Colombia solicitó una reunión de cancilleres de América latina para analizar "las amenazas a la paz y a la independencia política de los Estados" del continente. El gobierno colombiano hizo referencia a "la intervención de potencias extracontinentales, encaminadas a quebrantar la solidaridad americana".

La convocatoria se produjo en un momento de especial preocupación por la creciente injerencia del comunismo soviético y chino en Cuba, que se temía que pudiera extenderse por el continente americano.

La reunión se celebró en Punta del Este del 22 al 31 de enero de 1962, como órgano de consulta del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR).

En el encuentro, los cancilleres declararon que la unidad continental y las instituciones democráticas de la región estaban en peligro por la intensificación de "la ofensiva subversiva de gobiernos comunistas, sus agentes y las organizaciones controladas por ellos".

Además, alegaban que el propósito de esta ofensiva era la destrucción de las instituciones democráticas, el establecimiento de dictaduras totalitarias al servicio de potencias extracontinentales, y que las fuerzas comunistas querían implantarse en los países subdesarrollados y en América latina. Como prueba, los cancilleres citaron al gobierno "marxista-leninista" de Cuba.

Los ministros consideraron que los principios del comunismo eran incompatibles con los del Sistema Interamericano y, en una resolución de varios artículos, mencionaron "la continuada intervención de potencias chino-soviéticas" en América.

Entre otros puntos, concluyeron que Cuba se había "identificado con los principios de la ideología marxista-leninista", había establecido un "régimen político, económico y social fundado en esta doctrina" y aceptaba la "ayuda militar de las potencias comunistas extracontinentales".

Por ello, declararon que el gobierno de Cuba, como consecuencia de sus actos reiterados, se había colocado "voluntariamente fuera del Sistema Interamericano". La resolución que excluyó a la isla de la OEA recibió las dos terceras partes de los votos requeridos por el TIAR.

Condición

Ahora, la condición que impuso la OEA para que Cuba deje atrás la sanción de 1962 es que La Habana cumpla "con las prácticas, los propósitos y principios de la OEA", que entre otros incluye la Carta Democrática Interamericana (CDI).

La CDI fue aprobada el 11 de septiembre de 2001 en una sesión especial de la OEA en Lima, que coincidió con los ataques terroristas contra las Torres Gemelas y el Pentágono.

El documento proclama como objetivo principal el "fortalecimiento y preservación de la institucionalidad democrática", al establecer que la ruptura del orden democrático o su alteración, que afecte gravemente el orden democrático en un Estado miembro, constituye "un obstáculo insuperable" para la participación de su gobierno en la OEA.

Antes de la asamblea en San Pedro Sula, varios países de la región, liderados por Estados Unidos, buscaban que se eliminara la resolución de 1962, pero que se condicionara la vuelta de Cuba a que cumpliera con los instrumentos de la organización, como la CDI.

Comentá la nota