Lavagna: "Nos ponemos contentos porque nos vamos a endeudar, es un camino peligroso"

En vísperas de un posible anuncio para reabrir el canje de deuda, el ex ministro de Economía dijo que el sector financiero fue el único que registró "utilidades muy importantes"; advirtió que "la inflación volvió a tomar mayor velocidad y la inversión sigue en niveles muy bajos"
En momentos en los que se rumorea que el Gobierno reabriría el canje de deuda cerrado en 2005, el ex ministro de Economía Roberto Lavagna advirtió hoy que la vuelta al endeudamiento es "un camino peligroso" y estimó que el sector financiero fue el único que logró "utilidades muy importantes" en los últimos meses.

"Volvió el entusiasmo por la cosa financiera", dijo el ex ministro de Néstor Kirchner y Edurado Duhalde en declaraciones a Radio Mitre. Agregó además que pareciera que "nos ponemos contentos porque nos vamos a endeudar" nuevamente.

"El Gobierno no explicó por qué pasó del desendeudamiento y la reducción de deuda en los cuatro años de mi gestión", durante los últimos dos gobiernos anteriores al de Cristina Fernández de Kirchner, a hoy "festejar que nos vamos a endeudar de vuelta".

Lavagna sostuvo que lo "positivo" de la situación económica actual es que "el nivel productivo está en una situación un poco mejor", y que lo "no positivo" es que "la inflación ha vuelto a tomar mayor velocidad y la inversión sigue en niveles muy bajos".

LA NACION publicó hoy un relevamiento de SEL Consultores entre 170 grandes y medianas empresas que indica que la mitad de los ejecutivos definió positivamente el estado actual de los negocios en su compañía: el 43,5% dijo que era "bueno"; el 6,5%, "muy bueno"; el 44%, "regular"; y el 6%, "malo".

No obstante, el mismo informe privado informó que el 61% de los ejecutivos creen que que las decisiones del Gobierno y la situación política local afectaron sus intenciones de invertir. Un 68% consiera que el clima de inversión ha empeorado; un 27%, que será peor el año que viene, y un 50%, que será igual.

Dato positivo. "Algo pasa. O hay un plan que no anda, o no hay un plan. Hay cosas mezcladas. Lo que hace al nivel productivo, la situación está un poco mejor, hay un poco más de actividad. Este es un dato positivo", indicó.

Pero afirmó que "los datos que no son positivos son la inflación, que ha vuelto a tomar mayor velocidad, y la inversión. Eso se come salarios, se come jubilaciones, afecta el poder de compra de la población, y la inversión, que todavía sigue en niveles muy, muy bajos. Cuando uno habla de inversión, está hablando de empleo. Una baja inversión significa baja creación de empleo, sobre todo empleo en blanco".

"El crecimiento va a ser mucho menor. Cuando estamos hablando de mejora del nivel de actividad o del nivel de producción, lo que estamos diciendo es que hay alguna recuperación de lo que se perdió a finales de 2008 y principios de 2009, con tasas que la mayoría de los expertos fijan en torno al orden del 2,5, 3 por ciento de crecimiento", continuó.

Según Lavagna, "eso lo que hay que tener en cuenta es que cuando la tasa de crecimiento no supera el 3%, en general no hay un impacto social positivo sobre los sectores que están más abajo en la pirámide de ingresos o en la pirámide socioeconómica".

"Para que llegue a los sectores más amplios de la sociedad, la tasa de crecimiento tiene que ser fuerte, como fue en los años 2003-2006", consideró.

Cuando se le preguntó por la gestión del actual titular del Palacio de Hacienda, Amado Boudou, contestó: "No me gusta evaluar demasiado personas. Lo que uno ve en los últimos meses es un tema que tiene un costado preocupante, de vuelta ese entusiasmo por la cosa financiera".

"Estos han sido meses donde el sector financiero, los que están en las finanzas en general, han hecho utilidades muy importantes. Cuando uno ve la parte económica y financiera de los diarios, de lo único que se habla es de cuestiones más financieras que productivas. Las productivas son todavía negativas, con filtros aquí y allá, huelgas, toma de fábricas", enumeró.

Para Lavagna, "en el mundo de las finanzas pareciera que todo es maravilloso. Ya hemos vivido eso durante todos los años 90: la fiesta financiera que tiene poco que ver con lo que le interesa al habitante común del país. Hay que tener cuidado".

"Con rapidez hemos pasado de lo que fue la política que nosotros seguimos, primero con Duhalde y luego con Kirchner, de desendeudamiento, de bajar la deuda. Sigo pensando que éste es un tema fundamental para un país como la Argentina, a ponernos contentos porque nos vamos a endeudar", prosiguió.

"Hay que tener un poco de memoria -exigió- y saber que el camino del endeudamiento ayuda a lo mejor a llegar a 2011. Es el objetivo del Gobierno. En el presupuesto, por ejemplo, se autoriza a las provincias a volver a endeudarse. Es un camino muy peligroso, hay que tener mucho cuidado: es casi como el alcohólico o el drogadicto que vuelve a caer en ese planteo".

El ex ministro dijo que "el Gobierno no nos ha explicado por qué ha pasado del desendeudamiento, de la idea de reducción de deuda, que fue lo que orientó cuatro años prácticamente de mi gestión, y ahora parece que vamos a festejar que nos vamos a endeudar de vuelta".

Comentá la nota