¿Lavagna desembarca en la Provincia como ministro de Economía de Scioli?

¿Lavagna desembarca en la Provincia como ministro de Economía de Scioli?
Ni en el verano las internas políticas se toman vacaciones. Al contrario, cuando pareciera que gran parte de la sociedad se dedica a relajarse y renovar energías para afrontar el nuevo año, en los más encumbrados despachos las alianzas y reyertas políticas están a la orden del día.
El terreno de la provincia de Buenos Aires, quizás el emblema de esta situación, se presenta como un escenario donde los desplazamientos políticos no menguan. La idea del gobernador Daniel Scioli, ya se sabe, es llegar "de la mejor manera" a 2011, condición indispensable para tener chances en las elecciones. Sucede que, de acá al próximo turno electoral, el kirchnerismo se juega "a todo o nada".

Así las cosas, desde la mesa chica del gobierno provincial estarían analizando "repatriar" a un díscolo que fue paradigma del modelo K, aunque ya venía conduciendo la cartera económica desde la presidencia interina de Eduardo Duhalde: Roberto Lavagna.

En la Provincia quieren a Lavagna en Economía. Lo consideran "indispensable" para conducir estos dos años restantes. Por otro lado, y pese a su circunstancial alianza electoral con el radicalismo en 2007, se sabe que Lavagna nunca "sacó los pies del plato" del justicialismo, como quedó demostrado con ese famoso encuentro que tuvo con el ex presidente Néstor Kirchner en aquel verano de 2008, tras las elecciones que consagraron en la primera magistratura a Cristina Fernández de Kirchner.

Como NOVA ya ha señalado en uno de sus panoramas nacionales de comienzos del año pasado, una de las versiones circundantes es que en la Rosada y Olivos –y, por consiguiente, en la Gobernación bonaerense- saben que en algún momento van a tener que recurrir a Lavagna de cara al desgaste lógico que supone una gestión que ha llegado a su medio término. Y, sobre todo, en temas económicos.

Así, Roberto Lavagna sería convocado como bombero al Palacio de Hacienda provincial para apagar un incendio o para ser exhibido como un piloto de tormentas ante un posible agravamiento del panorama económico, Alberto Fernández no estará en el gabinete.

Pero la otra versión, más polémica, es que la llegada de Lavagna a la provincia correspondería a un virtual acuerdo de Daniel Scioli con Eduardo Duhalde en aras de la tan famosa "gobernabilidad". Scioli, así, se granjearía el acompañamiento del peronismo disidente de cara al 2011, en tanto que Lavagna permitiría cierta continuidad de las políticas económicas en caso de que la administración bonaerense cambie de manos en el próximo turno electoral.

De ser así, esto desataría la furia de Néstor Kirchner, quien ya le habría pasado factura durante todo el año pasado a Daniel Scioli por sus frecuentes conversaciones con Duhalde. Como puede verse, este verano tampoco será para descansar.

Comentá la nota