Lavado: EE.UU. envía especialistas

Llegan hoy al país cuatro funcionarios del gobierno norteamericano; la embajada planteó su inquietud
¿Preocupación? ¿Inquietud? ¿Alerta? El lenguaje de la diplomacia suele ahorrar los calificativos negativos. Por eso, el gobierno de Estados Unidos prefirió simplemente ayer exhortar a la Argentina a seguir siendo "un buen socio" en la lucha contra el lavado de dinero. Fue ésa la expresión más cabal del interés con que Washington sigue el capítulo de blanqueo de capitales incluido en el proyecto de ley anticrisis presentado una semana atrás por el gobierno de Cristina Kirchner.

En paralelo, la Casa Blanca dispuso enviar a Buenos Aires a cuatro funcionarios del Departamento del Tesoro y del Departamento de Estado, especialistas en delitos financieros, para interiorizarse del cuadro de situación que se abre ahora en el país.

Según confirmaron a LA NACION altas fuentes diplomáticas, los enviados del gobierno norteamericano llegarán hoy para participar como observadores de un seminario del Grupo de Acción Financiera Internacional para América del Sur (Gafisud), que se desarrollará en la Cancillería hasta el viernes y al que asistirán representantes de otros 10 países de la región.

"Confiamos en que la Argentina seguirá siendo un buen socio en este esfuerzo extremadamente importante. Funcionarios del gobierno argentino han sido muy claros al afirmar que la Argentina seguirá aplicando su legislación y reglas contra el lavado de dinero, como también cumplirá sus obligaciones internacionales, entre ellas acciones que se derivan de su membresía en el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI)", dijo ayer la embajada de Estados Unidos en Buenos Aires, a cargo de Earl Anthony Wayne, mediante un comunicado oficial.

En un tono conciliador, la embajada se encargó de remarcar las inquietudes norteamericanas en torno del lavado de dinero y las expectativas que pesan sobre la Argentina. "Funcionarios de alto rango del gobierno argentino nos han asegurado que el Gobierno considera la cuestión del lavado de dinero con mucha seriedad, un elemento central de la lucha que la Argentina lleva adelante contra el tráfico de drogas", asegura el texto.

La misiva recuerda que el domingo pasado el embajador Wayne había respondido a una pregunta sobre si los Estados Unidos "estaban prestando atención" a la propuesta del gobierno argentino de repatriación de capitales y si les preocupaba que esta iniciativa "pudiese ser utilizada como un vehículo" para el lavado de dinero.

"El embajador respondió de manera muy directa y resaltó las contribuciones que realiza la Argentina a los esfuerzos globales contra el lavado de dinero: la Argentina ha sido un buen socio en el esfuerzo internacional de lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo", reseña el comunicado. Y según precisó el documento oficial, "Estados Unidos comparte esta prioridad con la Argentina".

El parte diplomático señala también que como "uno de los países de América latina que cuentan con una ley contra el financiamiento del terrorismo, la Argentina está asumiendo un papel de liderazgo en los esfuerzos regionales para combatir todas las formas de crímenes financieros".

La misión

La inquietud norteamericana sobre el escenario que se abre se tradujo en la decisión de enviar a un grupo de cuatro funcionarios a Buenos Aires.

La delegación oficial estará encabezada por Rachel Cedewa, consejera de política de la Oficina de Financiamiento del Terrorismo y Crímenes Financieros del Departamento del Tesoro. La acompañan Karl Gamble, también del Departamento del Tesoro; Mauricio Pastora, de la Agencia de Crímenes Financieros, y Liana Wyler, funcionaria del Departamento de Estado.

"La expectativa es fortalecer la colaboración estrecha con la Argentina en materia de lavado y dar continuidad a las políticas adoptadas. Vemos como muy importante el rol de Gafisur y GAFI en la región", dijo a LA NACION la vocera de la embajada, Mara Tekach.

Comentá la nota