Una lavadita de cara a la costanera

Comenzó en la mañana de ayer y la primera etapa se extenderá por una semana. Se turnarán en grupos y necesitan ayuda de los vecinos. Una iniciativa que trasciende las ideologías por el bien común.
A partir de la idea de Mauricio Davico, del Partido Justicialista Disidente de Pueblo Belgrano, es que comenzó esta idea que al comienzo pareció un poco loca, pero luego contó con el apoyo general de otros partidos y de jóvenes independientes.

Uno de los primeros en sumarse a la coordinación y organización fue José Doratti del Partido Radical, también de Pueblo Belgrano. Las ideologías y las diferencias en estos casos quedan relegadas a un segundo plano, ya que lo importante es poner linda nuestra ciudad. El plan que comenzó en la mañana de ayer, alrededor de las 8 fue el de lavarle la cara a un paseo turístico visitado por miles de turistas y vecinos de la ciudad.

Poner linda nuestra ciudad es como poner linda nuestra casa cuando vamos a recibir visitas; cuando queremos que esté todo ordenado para que el turista se sienta bien, nuestras visitas se sientan bien.

Los chicos que se pusieron al frente de esta cruzada consiguieron dos hidrolavadoras, cloro y demás elementos de limpieza, aunque aseguran que necesitan una hidrolavadora más, para poder hacer más eficaz el trabajo.

Comenzaron con la tarea un grupo de diez personas y se irán turnando hasta terminar el primer tramo que abarca desde los obeliscos hasta la zona portuaria, para luego emprender la segunda parte que implica desde los obeliscos hasta el puente Méndez Casariego.

Se estima que en una semana estará terminada la primera fase de la limpieza. En dos horas los chicos lograron blanquear 30 metros y se mostraron muy conformes con la tarea realizada. Además aseguran que no son sólo integrantes de partidos políticos, sino que también participan jóvenes independientes, estudiantes universitarios, y también contaron la presencia de algunos vecinos que se acercaron a cebarles mate y hacerles compañía mientras ellos trabajaban.

Para esta lavadita de cara hay que hacer una precloración en las paredes, es decir, rociar con cloro todas las paredes, hasta que el musgo ceda y luego, removerlo con las hidrolavadoras. Según los chicos "no se puede creer la diferencia que hay y la suciedad que había".

Lo cierto es que nuestra costanera va a quedar en apenas semanas totalmente diferente, renovada y con una nueva impronta para recibir a todos los que se acerquen a pasear por allí; todo gracias a la iniciativa de un grupo de jóvenes con ganas de sumar un granito de arena.

Comentá la nota