Lauriente pidió que el Gobierno Nacional adopte medidas para los ganaderos de la Región Sur

(La Palabra) El legislador del bloque de la Concertación, Rubén Lauriente, consideró que las consecuencias de la sequía en la Región Sur de la provincia de Río Negro, más las perspectivas climáticas desalentadoras proyectadas hasta abril de 2010 "anticipan una verdadera catástrofe para los pequeños y medianos productores ganaderos".
Al respecto, el parlamentario exhortó a las autoridades nacionales a "distinguir a los productores rionegrinos en general, y a los ganaderos ovinos en particular, de sus similares de la pampa húmeda y otras zonas privilegiadas del país" con medidas que incluyan "créditos subsidiados, asistencia económica, exenciones impositivas, quita de retenciones y leyes de promoción".

Enfatizó que ésta es la única manera de "revertir en el menor tiempo y costo posible la situación límite que afronta la ganadería rionegrina".

Lauriente graficó que la situación de la Región Sur "está mucho peor que la de los años 2007 y 2008 cuando por obra de los agentes climáticos se perdieron 700 mil ovejas y casi 600 mil corderos no logrados, con un serio desmejoramiento de las majadas perdiendo un kilo de lana por animal anualmente durante 3 zafras, sin capacidad para reponer ejemplares y con una caída en la señalada de corderos que ha superado el 50 % en los últimos años, en los que hubo casi 300 millones de pesos en pérdidas".

Dijo que a esto se le debe agregar "no sólo las consecuencias actuales de la persistente sequía, sino también los constantes días de viento con ráfagas que superan los 100 kilómetros, como las desfavorables perspectivas climáticas totalmente desalentadoras, porque recién se habla de lluvias para el mes de abril, vaticinio que de cumplirse esto, anticipa una verdadera catástrofe".

En ese sentido, el legislador estimó que se prevé "un verano seco y caluroso con muy serios problemas en la provisión de agua para uso humano y del ganado por la bajante en las vertientes" y añadió que "el nivel de las perforaciones y los pozos de agua se han visto reducidos sustancialmente, existiendo zonas que directamente se quedaron sin agua o se encuentra muy profunda y en algunos casos se salinizó".

Afirmó además que solamente con medidas provenientes del gobierno nacional tales como créditos subsidiados, asistencia económica, exenciones impositivas, quita de retenciones y leyes de promoción se puede subsistir en espera de la post-sequía, que permita continuar trabajando en la mejora de la productividad y revertir la situación límite que afronta la ganadería rionegrina.

Comentá la nota