Larreta dice que elegir a Posse fue un error de Macri

Larreta dice que elegir a Posse fue un error de Macri
El funcionario habló de la basura –"con lo que se paga, la Ciudad debería estar limpia"–, ponderó las mejoras en el tránsito y justificó las demoras en la obra pública.
A los pocos días de la renuncia de Jorge "Fino" Palacios, Horacio Rodríguez Larreta se desgarró el talón de Aquiles. Sin quererlo, el jefe de Gabinete se convirtió en una metáfora de su Gobierno. Su herida cicatrizó, pero el PRO, en cambio, apenas se recupera y suma cada semana un nuevo tropiezo.

—¿Qué balance hace de 2009?

—Fue un año muy movido, sufrimos una crisis económica que pegó fuerte, hizo caer nuestros ingresos y fue imposible acceder a los créditos que financian proyectos a largo plazo. Tuvimos mucha protesta social, que generó tensión y frustración. Pero creo que hicimos muchas cosas positivas, como la Policía, conectamos todas las escuelas a Internet con banda ancha, estamos a full con el Colón...

—Pero los sondeos de diciembre muestran que empeoró la imagen del Gobierno.

—En el marco de una mala onda generalizada que afecta a todos los dirigentes políticos, nuestra gestión mantiene imagen positiva, pero creció nuestra imagen negativa, como la de todos los políticos del país.

—¿Seguirá habiendo inundaciones en 2011?

—El principal problema es el Maldonado, la obra ya empezó y se está cavando el tramo que va hasta Niceto Vega, que se termina a mediados de 2011, y el otro segmento para completar la obra concluye en 2012.

—¿Por qué los subtes no avanzan como estaba previsto?

—Acabamos de conseguir la aprobación de la Legislatura para conseguir financiación y retomar las obras. Por un lado nos desacoplamos de la Ley de Responsabilidad Fiscal, con lo podremos conseguir endeudarnos sin permiso del Gobierno nacional. Además, aprobamos una ley que nos permite obtener 380 millones más, la mitad para terminar dos estaciones de la A, dos de la B y tres de la H. La otra, para extender la línea H hasta Santa Fe. Las siete obras en marcha concluyen en 2011.

—¿Por qué la Ciudad sigue sucia?

—Nuestros datos y encuestas muestran que está menos sucia, la gente lo percibe y valora. Podría estar más limpia, pero tenemos que lograr dos cosas, primero una mayor concientización de la gente, porque nosotros tenemos un límite en lo que podemos hacer. Como segunda medida, estamos terminando de negociar los contratos con las empresas para duplicar la cantidad de contenedores, tenemos 18 mil y vamos a colocar 20 mil, eso ayudará mucho.

—¿Cómo harán en 2010, casi con el mismo presupuesto de 2009, para renegociar los contratos?

—Renegociaremos. El Gobierno ya invirtió bastante y esperamos que las empresas y los gremios pongan lo suyo. Con la plata que gastamos en recolección se puede tener un buen servicio y hay que incorporar a la gente para que cuide más la calle, que tenga más conciencia social.

—¿Entonces la culpa es de los vecinos?

—No dije eso. El desafío es que separen la basura en casa, que no la tiren a la calle, que la saquen en hora. Un ejemplo: con los controles de alcoholemia, la concientización y el scoring, bajaron 50% las muertes por tránsito en menos de dos años. Eso es un cambio de cultura.

—¿Cómo se avanza sobre la inseguridad?

—Nuestra Policía va a salir gradualmente a fines de enero. El próximo paso es oficializar la coordinación con la Federal. El año que viene vamos a instalar 500 cámaras de seguridad en los lugares de mayor afluencia de gente, como plazas, salidas de escuelas y subtes.

—¿Sigue sin arrepentirse de la creación de la UCEP, acusada de atacar a indigentes?

—¿Vos tenés pruebas de que hayan cometido algún delito?

—Hay varias denuncias. ¿Fue un error o no?

—Que la Justicia investigue.

—¿Por qué perdieron a más de treinta funcionarios en dos años? ¿Improvisación?

—No vi la lista, pero me parece que hay casos muy distintos. Yo cambié en dos años cinco funcionarios, estoy en el promedio de los demás ministros. En todos los gobiernos pasa lo mismo, es parte del ritmo de la gestión.

—¿Quién tomó la decisión de designar a Posse?

—Todas las decisiones de ese tipo las toma Mauricio Macri.

—¿Fue un error?

—A la luz de lo que sucedió, sí. Para que un ministro dure 11 días, algún error tiene que haber habido.

—Algunos funcionarios dicen que Macri está enojado con usted porque durante el conflicto del espionaje PRO tuvo un perfil muy bajo y que hasta sacó provecho de la situación. ¿Cómo está la relación?

—Igual que siempre.

—¿No está enojado?

—Preguntale a él, yo lo percibo igual que siempre.

—¿Cómo ve 2010?

—El año que viene va a ser un muy buen año porque la situación económica va a ser mejor y eso nos va a permitir retomar proyectos que la Ciudad necesita. Y también porque aprendimos de la experiencia.

Comentá la nota