Larrañaga consideró que Saladillo es ''símbolo de la lucha y rebelión agraria contra la injusticia''

Anoche, con la presencia de una gran cantidad de gente, se realizó la cena de inauguración de la 46º Exposición Rural. A través de los discursos realizados por representantes de entidades y del intendente Gorosito pudo apreciarse que a pesar de que ya pasó más de un año desde el inicio del conflicto los productores se mantienen en la lucha y no bajan los brazos.
En la cena se contó con la presencia del presidente de la Sociedad Rural de nuestra ciudad, Omar Ciampichini, el prosecretario de CARBAP, Alberto Larrañaga, y Gonzalo Villegas, integrante de la Sociedad Rural Argentina.

Ciampichini agradeció la presencia de las empresas que se acercaron a la Rural y aseguró que esta muestra significa una nueva esperanza. Asimismo manifestó que desde hace más de un año y medio hay una confrontación entre el sector y el gobierno nacional, que intenta dividir a los productores, y sumado a esto el gobierno provincial intenta aplicar un importante impuesto con el apoyo de un legislador de nuestra ciudad.

Los errores políticos llevan al monopolio de la soja, aseguró Ciampichini, pero indicó: "A los productores nos une el coraje y la fe, y por eso no bajamos los brazos. Va a ser una lucha muy dura, pero hay que seguir participando para lograr el país que deseamos", concluyó.

Alberto Larrañaga aseguró que gracias a la perseverancia Saladillo se convirtió en el imaginario de la gente en un "símbolo de la lucha y rebelión agraria contra la injusticia", y aseguró que comprenden la desazón y bronca de la gente de los pueblos. Asimismo expresó que gran parte de la sociedad está cansada de la confrontación, pero aclaró que no son ellos los responsables de destrabar el conflicto, y si bien esto deben hacerlo quienes lo iniciaron continúan haciendo cosas que empeoran la situación.

"El gobierno provincial ha lanzado un impuestazo que puede convertir a muchos productores en arrendatarios", aseguró, y agregó que están cansados de impuestos de poca magnitud que se suman y hacen que el Estado se quede con el 30% de la actividad económica. "Estamos más pendientes de la planilla que de la semilla", aseveró. Respecto a la ganadería sostuvo que fue maltratada y acosada desde el 2006 con el cierre de las exportaciones, luego la intervención del mercado de Liniers y diferentes medidas que perjudicaron al sector, lo que hizo caer el liderazgo de las exportaciones argentinas de ganado, trigo y maíz.

"Los mundiales donde se juega la producción y el futuro de los pueblos son los mundiales, donde tampoco nos podemos dar el lujo de quedar eliminados", aseguró, y agregó que están dispuestos a continuar con la lucha respetando la constitución y las leyes pero exigiendo también lo mismo. "En estos días hay un fuerte debate sobre los medios de comunicación y a ellos les preocupa la libertad de prensa y el derecho a la información, y no la propiedad de una empresa".

Asimismo invitó a los productores a continuar en esta lucha gremial, la cual seguramente será larga. Aseveró que si el sector no se hubiese plantado el gobierno hubiese seguido avanzando, pero se ayudó a despertar la conciencia de los argentinos, algo que se reflejó el 28 de junio. "El 10 de diciembre está cerca, tenemos que mantenernos unidos, tenemos que continuar en este camino de la lucha gremial". Dijo que a partir de esta fecha tendrán la oportunidad de reforzar la lucha gremial y quizás de obtener algunos resultados.

Los productores de Saladillo han estado en la lucha y fueron muy importantes en el proceso que se vivió desde marzo del 2008, y por eso el reconocimiento de la Sociedad Rural Argentina, aseguró Gonzalo Villegas. "La actual política del no diálogo, de la intervención, de la multiplicidad de subsidios ha dinamitado la confianza, y sin confianza no hay credibilidad". Consideró que sin credibilidad y sin confianza es muy difícil producir.

En cuanto a la ganadería expresó que "es un disparate lo que están haciendo" y que la situación que se vive es irreversible. "El secreto de la Argentina es dejarnos producir", y aseguró que posiblemente se tendrá que importar trigo en un año o dos, y habrá que hacer lo mismo con la carne.

"Nosotros hicimos nuestra parte, falta la parte de reglas claras para que haya más inversión", y aseguró que a partir de marzo de 2008 el sector agropecuario se ha unido y eso no debe perderse. Por otra parte destacó la necesidad de que todos seamos ''embajadores'' del sector y de que se realice un aporte para poder armar la política agropecuaria que necesita el sector. Expresó que la educación no debe descuidarse y destacó la necesidad de apoyar la educación rural.

Para finalizar, el intendente Carlos Gorosito destacó la necesidad de la participación para la vida de las instituciones gremiales. Manifestó que el protagonismo de los productores en defensa de sus intereses instaló temas importantes en el conjunto de la sociedad argentina, como lo es la redistribución de los recursos que genera la república y el valor que ha recuperado el parlamento argentino, donde se le dijo 'no' a la resolución 125.

El mandatario aseguró que pese a las discrepancias entre el sector agropecuario y el gobierno es necesario el diálogo para poder lograr políticas de Estado que hagan recuperar el rol de Argentina en la ganadería y la agricultura. Dijo que a veces "los legisladores que son opositores en algún momento pueden ser oficialistas", y hay que empezar a trabajar para la formulación de esas políticas.

Gorosito destacó la necesidad de recuperar capacidad de exportación y atender el mercado interno de nuestro país, y por eso se debe trabajar con políticas que miren hacia el futuro. "Lo que decimos en los discursos lo sostenemos en la práctica", dijo, y agregó que muchos en campaña dicen una cosa y al momento de actuar lo hacen conforme a otros principios, concluyó el intendente.

Comentá la nota