Se largó el Carnaval del País

El cierre, con la comparsa O’ Bahía, tuvo una particularidad que se no observaba desde hacía algunos años: cuando llegaban al final del Corsódromo, ya estaba amaneciendo y la mayoría de la gente acompañó hasta el cierre de la última batucada, pese a que el reloj marcaba cerca de las 5.30, en Gualeguaychú.
Gualeguaychú se vistió de fiesta, color y ritmo en la primera noche del Carnaval del país.

El cierre, con la comparsa O’ Bahía, tuvo una particularidad que se no observaba desde hacía algunos años: cuando llegaban al final del Corsódromo, ya estaba amaneciendo y la mayoría de la gente acompañó hasta el cierre de la última batucada, pese a que el reloj marcaba cerca de las 5.30.

Fueron unas 27 mil personas las que llegaron al espectáculo. Estuvieron el gobernador Sergio Urribarri; el senador nacional Pedro Guillermo Guastavino y el intendente Juan José Bahillo, además de referentes de los partidos de la oposición. La velada inaugural fue de Ara Yeví y O’ Bahía, ya que Papelitos, algo desarmada y con demasiadas ausencias, no brilló como se esperaba.

Casi nadie se acordó que hace no más de tres semanas, existía cierta preocupación en los organizadores del Carnaval del país, por el avance de las aguas y la casi desaparición de las playas de Gualeguaychú. Desde hacía algunos días se vivía diferente la ciudad: numerosos turistas llegaron incluso para pasar el fin de año en la ciudad entrerriana y esperar el inicio del carnaval. De hecho, desde hace un buen tiempo –más allá de que la entrada de la primera noche es la más económica- no se había producido un movimiento tan interesante de localidades anticipadas, por lo cual el acuerdo con la empresa Ticktet ya se considera un éxito. El clima era diferente alrededor del Corsódromo. La gente no esperó hasta tarde para ingresar, sino que llegó temprano y se ubicó en su tribuna.

Urribarri llegó con su familia cerca de las 22.45 (acompañado por el intendente Juan José Bahillo y el senador nacional Pedro Guillermo Guastavino) y a los pocos minutos participó de la ceremonia del corte de cintas. Oficialmente no estaba confirmada la presencia del mandatario, quien el sábado al mediodía hizo un chivito en su casa de Concordia, durmió la siesta y optó por emprender viaje hasta el sur entrerriano, para repetir el ritual del año pasado, cuando también llegó de manera imprevista.

La edición 2010 lleva el nombre de Pablo Selene un dirigente que trabajó en forma sostenida por el crecimiento del carnaval de Gualeguaychú, por lo cual fueron reconocidos parientes directos y un viejo amigo que siempre estuvo a su lado. El inicio fue diferente, a partir de una buena idea, de arrancar con la denominada "canción del carnaval", en una improvisada carroza, sin mucho lujo, donde se ubicó la bella Catalina Lagomarsino, reina 2009, junto a otras conocidas pasistas y batuqueros de la ciudad, además de la banda de música, con la animación de Silvio Solari.

El arranque fue de Papelitos y no resultó el mejor. No obstante, se espera que pueda repuntar. El tema "Pan y circo" del debut tuvo demasiadas ausencias. No hubo comisión de frente, ni destaques ni traje de fantasía.

A la 1.45 salió a la pista Ara Yeví, con el tema "Espíritu de naturaleza, leyenda de carnaval", para revivir una leyenda guaraní, de defensa de la tierra y el agua, con algunos agregados de esta época, como el avance de las empresas pasteras en esta región, lo que quedó reflejado en una muy bien lograda carroza. La comparsa arrancó con mucha fuerza, con Evangelina Carrozzo retornando a su viejo amor (después del fugaz paso por Papelitos el año pasado), con un erótico atuendo y esa personalidad avasallante que la carateriza cada vez que sale al circuito, que levantó a buena parte de los espectadores.

Cerca de las 3.30 comenzó a bailar O’ Bahía, con el tema Tribal, donde se muestra la fusión de tribus, razas, costumbres y culturas que dieron comienzo a nuestra humanidad, o sea, con características indígenas parecidas al desarrollado por Ara Yeví o Marí Marí. La comparsa del Club de Pescadores, que cumple 30 años y que retorna al circuito después de un año ausente, tuvo un arranque a todo ritmo con la tarea excepcional de Coqui Balerdi (ex Marí Marí, quien desarrolla su actividad en Capital Federal), pero fue decayendo en las primeras escuadras, incluso con algunas desprolijidades (un integrante de una carroza, hasta llegó a darse el lujo de leer los mensajes que tenía en el celular frente al palco oficial).

La primera noche cumplió su objetivo: fue una verdadera fiesta, en una bella noche, con presencia de modelos nacionales, con el aval de autoridades del oficialismo y tendrá amplia repercusión la semana próxima, cuando se ponga al aire el programa especial que grabó Canal 13 con un jovial Sergio Goycochea, que terminó agotado cerca de las 5 de la madrugada, casi pidiendo la hora para el final.

Comentá la nota