La larga marcha de los migrantes

Estudiantes inmigrantes latinoamericanos iniciaron hoy el Camino de los Sueños, una caminata de casi 2500 kilómetros de Miami a Washington DC por la dignidad de su comunidad con la demanda de una reforma migratoria para finalizar con la separación de familias, las deportaciones y la vida infrahumana en las sombras para más de 12 millones de indocumentados.
"Vamos a caminar para compartir nuestras historias a escala nacional y con el mensaje de poner fin a la separación de las familias y el sufrimiento", comentó Juan Rodríguez, uno de los participantes, quien llegó desde Colombia a los seis años junto con su familia, en entrevista telefónica con La Jornada desde Miami cuando se preparaba la salida.

"Creo que la gente desea libertad, libertad económica, libertad política, pero ocurre lo contrario aquí: estamos viviendo en las sombras. Con esta caminata estamos anunciando que estamos saliendo de las sombras. Sabemos que corremos un riesgo (ser detenidos y hasta deportados, ya que varios son indocumentados y pasarán por zonas antimigrantes), pero ya no queremos vivir más en el miedo", afirmó Felipe Matos, otro participante, de 24 años, quien llegó a este país de Brasil hace 10 años.

Los cuatro participantes que se han comprometido a caminar todo el tramo son estudiantes activos en movimientos de defensa de los inmigrantes. Caminarán por Florida, Georgia, Carolina del Sur, Carolina del Norte y Virginia para llegar a Washington el 1º de mayo, donde esperan sumarse a miles de inmigrantes que realizarán una manifestación, para marcar una fecha que se ha convertido en el día de los inmigrantes por las movilizaciones que se han realizado en años recientes.

A su paso por pueblos y ciudades realizarán foros y reuniones para intercambiar historias y generar solidaridad, mientras otros estudiantes –migrantes, religiosos, sindicalistas, organizadores comunitarios y simpatizantes– se sumarán para acompañar por trechos a los cuatro estudiantes.

Varios de ellos, que enfrentan situaciones difíciles por ser indocumentados, y otros "legales" que tienen a familiares o compañeros en esas circunstancias, originarios de México, Centroamérica y otros países, se han comprometido a acompañarlos en las diferentes etapas del largo viaje.

La iniciativa surgió de la organización Estudiantes Trabajando por Derechos Iguales (Students Working for Equal Rights, SWER) en asociación con la Coalición de Inmigrantes de Florida y agrupaciones nacionales que promueven una reforma migratoria integral.

Esperan gozar de la solidaridad de otros estudiantes y asociaciones de defensa de los inmigrantes de todo Estados Unidos, como también en otros países.

Casi todos comparten la suerte de cientos de miles de egresados de preparatoria que cada año enfrentan la imposibilidad de continuar sus estudios universitarios por su condición migratoria. Muchos llegaron niños y han vivido aquí la mayor parte de sus vidas.

Entre las iniciativas legislativas pendientes está la propuesta Ley Dream, que si fuese aprobada otorgaría legalización condicional a estudiantes a cambio de completar sus carreras universitarias o dos años de servicio militar.

Los cuatro que iniciaron la caminata hoy tienen carreras estudiantiles estelares, pero dicen que todo eso parece valer nada, ya que se les impide, junto con millones más, poder proseguir con sus estudios.

Comentá la nota