Se lanzó pelea porteña por caza de voto duda

Se lanzó pelea porteña por caza de voto duda
Por: Patricia García

El último mes hacia las urnas de junio encuentra a los candidatos porteños pujando por capturar a los votantes que todavía están indefinidos, que en el vecindario porteño suelen trepar a más del 30% aún cerca del cuarto oscuro. Pero esa porción no abastece, sin embargo, a los candidatos más taquilleros que ya se han lanzado a una confrontación entre ellos que en las próximas semanas se reflejará más agresiva.

Es que Gabriela Michetti y Elisa Carrió tironean de un votante que los elige por su antikirchnerismo, y diferenciarse en otro sentido recién ahora intentan hacerlo, ya que la tregua fue mutua entre esas candidatas. La pelea por el tercer puesto parece más cruda todavía, y tiene como sorpresa el crecimiento de un candidato que aparece capturando el antivoto, como el cineasta Pino Solanas, quizá en un lugar que en elecciones anteriores ocupó Luis Zamora quien, nutriéndose del voto protesta, llegó a tener un bloque de 8 legisladores porteños como resultado del cuarto oscuro de 2003.

Los sondeos coinciden en darle el primer puesto a Michetti, pero dentro del macrismo no quieren conformarse con un 30% que aseguran ya retendría la ex vicejefa de Gobierno, aunque la preocupación en ese búnker es porque la candidata se mantendría estable actualmente, es decir, no ha subido en el medidor electoral. La estrategia PRO venía apuntando al vecino que «votaría» a Michetti, pero no está decidido, lo que llaman el «voto blando».

En cambio, en los campamentos de Elisa Carrió intentan achicar la diferencia con la macrista, y por eso han decidido que a partir de ahora confrontarán apuntando directamente a la gestión de Mauricio Macri en la Ciudad e intentarán imponer que Michetti es una candidata «sola», y en cambio, según los carriosistas, Alfonso Prat Gay «tiene equipo».

La puja por el tercer puesto la protagonizan ahora el kirchnerista-comunista Carlos Heller, el cineasta Solanas y el ex jefe de Gobierno porteño Aníbal Ibarra.

Según una encuesta que hace un interesante corte a partir del día en que se anotaron los candidatos, es decir, la fecha de largada, Solanas cuenta con mejor oportunidad de llegar al tercer renglón, quitándole electorado a Ibarra, que ha bajado en la consulta al mismo tiempo que su rival sube. Debajo, recién, aparece el cooperativista Heller, que jugará con dos boletas iguales (espejo) para contar con más chances en el cuarto oscuro y más recursos para la campaña electoral, incluidos los espacios gratuitos en TV que ya se han sorteado.

Estudio

La Universidad Abierta Interamericana (UAI) ha realizado un estudio que da cuenta de esa situación, al registrar unos 700 casos con preguntas cerradas a partir del 18 y hasta el 21 de mayo pasado. De acuerdo con ese sondeo, «la serie de idas y venidas de las dos principales fuerzas políticas» habrían definido a muchos votantes en las últimas semanas a optar por Solanas y que ese candidato «relega la figura de Aníbal Ibarra a una disputa por el cuarto y quinto lugar con el kirchnerista Carlos Heller».

Sostiene también el director de esa casa -Raúl G. Aragón- que «Prat Gay, por su parte, se mantiene en un distante segundo lugar, a diez puntos porcentuales de Gabriela Michetti. Pero esta última, si bien continúa liderando, parecería haber alcanzado una meseta y su intención de voto no registra ningún incremento durante los últimos 20 días».

De esa manera considera el encuestador que «la candidata del PRO no ha conseguido penetrar el segmento indeciso», que según ese estudio estaría registrando el 10%. En la elección a jefe de Gobierno porteño, de 2007, a un mes del cuarto oscuro la porción de indefinidos llegaba al 30%.

Carrió corre ahora por esa franja que cree posible capturar en el tiempo que resta y con la ilusión de alcanzar o superar al contrincante PRO.

El mismo monitoreo de votos le otorga a Michetti el 28,2% y a Prat Gay, el 17,6%, cuando arrancaron con el 26,2% y el 20%, respectivamente, a partir de la anotación de las listas, es decir, que el preferido de Carrió vendría en descenso.

Aníbal Ibarra, que estaba tercero, baja considerablemente en el estudio una vez definidos los candidatos que irán al cuarto oscuro, que en Capital Federal, de 28 listas inscriptas a diputados nacionales, resultaron 26 legalizadas. El ex mandatario que llegó a ubicarse segundo en los sondeos a fines de abril ahora está, según la UAI, en el 11,3%, debajo de Solanas (aliado a la CTA y ex aristas) con el 13,7%. El «oficialista» (no es peronista, es comunista, pero lo bendice Olivos) Heller recién aparece allí en el quinto renglón con el 7,8%. Ese candidato del kirchnerismo busca capturar ahora el voto de peronistas dispersos de la Ciudad de Buenos Aires, que también quiere seducir el macrismo, pero no son parte de la cruzada de Ibarra y Solanas por el momento. El resto se reparte entre el socialismo y distintas versiones de la izquierda con una ínfima expresión para las otras boletas que estarán en el cuarto oscuro porteño el 28 de junio.

Comentá la nota