Lanzó el Gobierno un programa para incentivar la producción energética

El ministro de Planificación, Julio De Vido, presentó en Olivos dos planes para alentar la elaboración y la refinación de crudo, nafta y gasoil; otorgará certificados de crédito y exenciones fiscales; afirmó que la medida apunta a reducir los subsidios en el sector
Con el objetivo oficial de reducir los subsidios en el sector energético cuando escasean los recursos fiscales para afrontar un sombrío panorama económico, el Gobierno presentó hoy un programa para incentivar la producción y refinación de petróleo, gas, nafta y gasoil.

Desde la residencia de Olivos, el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, presentó los programas Petróleo Plus y Refinación Plus que otorgarán a las empresas que demuestren un aumento de la producción en crudo y gas o de inversión en refinación -para ampliación de las plantas o la creación de nuevas- incentivos fiscales.

De Vido aclaró cuáles serán estos incentivos: básicamente créditos fiscales -con las que se podrán cancelar pagos por retenciones- o exenciones como la devolución del IVA anticipada, la amortización acelerada del impuesto a las Ganancias o la creación de un régimen especial para pequeñas empresas refinadoras que demuestren la intención de ampliar sus plantas.

El funcionario indicó que el objetivo es "incrementar el nivel de reservas" y estimular las inversiones en la construcción y ampliación de refinerías para "alcanzar una mayor producción de gasoil y nafta".

Los programas que aplicará el Gobierno tendrán su impacto, según De Vido, "incrementando la oferta energética, agregando valor a las exportaciones, desarrollando actividades que permitirán mayor actividad económica y más energía para acompañar el crecimiento de la Argentina".

Menos subsidios. El ministro de Planificación Federal justificó además la decisión de implementar un programa de incentivos a la industria energética privada por lo que el Gobierno se ahorrará en subsidios y como esta decisión cuidará el superávit fiscal en un momento en que la crisis financiera internacional y la desconfianza de los inversores en el país complica el panorama económico.

"Este conjunto de medidas fortalecerá la balanza de pagos, reduciendo subsidios e incrementado ingresos y contribuyen al superávit fiscal", resaltó De Vido.

Durante los últimos años, en medio de la crisis energética, el Gobierno subsidió el precio de algunos productos energéticos a través del programa Energía Plus. Además, ante las mermas de la desalentada producción local, debió importar fuertes sumas de gasoil desde Venezuela que comprometieron la balanza comercial del país.

El plan implica, dijo De Vido, 8570 millones de dólares de inversiones directas al sector, que se dividen entre 6450 millones para el programa Petroleo Plus y 2120 millones para el programa Refinación Plus. Según estimó, se traducirán en 8000 puestos de trabajo y un aumento del 13% en la producción de crudo en cinco años.

Verificar los resultados. Tras el discurso de De Vido, fue el turno de la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, quien calificó al plan como "estratégico y estructural" por la modalidad que adopta.

"Normalmente, en nuestro país los incentivos fiscales en su gran mayoria han constituido transferencia de ingresos sin que pudieramos verificar en la practica los resultados. Este modelo prevé incentivos fiscales en cuanto a aumento concreto en la producción y generación", aseguró.

La Presidenta bendeció la metodología de "articulación necesaria entre los privados y el sector público", y al igual que De Vido estimó que la medida tiene como objetivo "el cuidado de la balanza comercial y el superávit fiscal", a los que calificó como "dos pilares".

Comentá la nota