Lanzan un plan por $ 13.200 millones

Habrá créditos para la compra de autos y electrodomésticos, la inversión y la exportación; bajarán las retenciones al trigo y al maíz
Luego de echarle la culpa "al mundo" de complicarles la vida a los argentinos, la presidenta Cristina Kirchner anunció ayer su plan para que la crisis internacional afecte lo menos posible el nivel de actividad económica del país. El paquete de medidas comprenderá $ 13.200 millones para financiar inversiones, exportaciones y consumo, a la vez que incluye cláusulas para garantizar el sostenimiento del empleo.

Además, se reducirán en cinco puntos porcentuales las retenciones que se aplican a las exportaciones de trigo y de maíz, beneficio que podría ampliarse si se expande la producción de esos cultivos.

"Vamos a incentivar la producción, la inversión, el trabajo, el empleo, el consumo, destinando 13.200 millones de pesos bajo distintos instrumentos, algunos apuntando a la oferta, esto es, a capital de trabajo [gasto operativo], a prefinanciación de exportaciones, a proyectos de inversión que mejoren también la competitividad y otros destinados a apuntalar la demanda, esto es, el consumo", dijo la Presidenta en un acto en la quinta de Olivos frente al gabinete en pleno, una docena de gobernadores, sindicalistas y varios centenares de empresarios.

Cristina Kirchner sólo aclaró el origen de una parte de esos fondos. Dijo que $ 7500 millones provendrán de las colocaciones a plazo fijo que tenían las AFJP y que ahora administrará la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses). Otras fuentes del Gobierno aclararon luego que los 5700 millones restantes provienen de plazos fijos y letras Lebac que ya tenía en su poder la Anses.

Aunque el anuncio involucró a diversos sectores -como el automotor, el bancario, las pymes y el agro-, hasta anoche la mayoría de las industrias, canales de comercialización, entidades financieras e incluso organismos públicos desconocían detalles acerca del modo de implementación de las medidas.

Los fondos que el Estado destinará al paquete de reactivación serán licitados en el sistema financiero a través del mercado abierto electrónico (MAE). Para las colocaciones se fijó una tasa testigo del 11% y "obtendrán los depósitos aquellos que liciten más bajo spread [diferencial de tasa]", indicó la mandataria. Esto es, bancos o fideicomisos que ofrezcan tasas más bajas a los sectores indicados por el plan del Gobierno y que se sometan a un monitoreo del plan cada 60 días. Para acceder a cualquiera de estas líneas, las empresas deberán garantizar que mantendrán su planta de personal. "Nadie que constituya en variable de ajuste a los trabajadores considerándolos sólo un lugar en la nómina salarial va a poder acceder a este tipo de financiamiento", dijo Cristina Kirchner, y arrancó uno de los pocos aplausos de la jornada.

Sectores

Los préstamos al consumo ascenderán a $ 3500 millones y estarán focalizados en electrodomésticos, aunque también podrían utilizarse para otros bienes (ver página 8).

El incentivo para la compra de autos insumirá $ 3100 millones y estará limitado a quienes accedan a su primer 0 km (o que no hayan tenido un vehículo en los últimos cinco años). El plan es reactivar el mercado interno financiando la compra de 100.000 vehículos, con lo cual el Gobierno espera revertir la fuerte caída que sufrió en noviembre la industria automotriz. Otros $ 650 millones serán destinados para financiar la venta de utilitarios y camiones dirigidos al sector productivo.

Cristina Kirchner no precisó qué modelos serán incluidos ni cuánto costarán, pero exigió a las terminales y concesionarios que redujeran sus márgenes de rentabilidad para abaratar los vehículos. "La perinola ha caído para que todos pongan", los retó.

"El 1° de enero debería estar funcionando el plan", dijo luego del acto el presidente de la Asociación de Concesionarios de Automotores (Acara), Dante Alvarez. "Y los descuentos conjuntos estarán en el orden del 14 por ciento."

El temor en algunas empresas automotrices es que, hasta que se ponga en marcha el plan, las ventas directamente se frenen. "Nos ha agarrado un poco de sorpresa", reconoció el presidente de Fiat, Cristiano Rattazzi.

Para la industria en general, el plan prevé créditos por $ 1250 millones, entre prefinanciación de exportaciones y préstamos para capital de trabajo. Otros 3000 millones serán destinados para las pymes.

El agro tendrá su propia línea por $ 1700 millones y recibirá la rebaja de las retenciones al trigo (de 28 a 23%) y al maíz (de 25 a 20%). Además, la Presidenta lanzó los planes Trigo Plus y Maíz Plus. "Por cada millón de toneladas que se aumente la producción de maíz y trigo, vamos a bajar un punto de retención", prometió.

Comentá la nota