Lanzan un paquete de medidas de ajuste y endeudamiento público.

El plan incluye un fuerte ahorro en gastos proyectados y un pedido de, al menos, 200 millones de pesos a la Nación.
El gobernador puso el paraguas sobre tres áreas: Seguridad, Educación y mantenimiento del empleo. Sobre el resto, la tijera pasará por todos lados, porque si no, el déficit que se especula en Hacienda va desde los 200 a los 800 millones de pesos, dependiendo del escenario que muestre la recaudación desde ahora y hasta fin de año. Pero lo que es más problemático es que no se pueden recortar demasiados las partidas de cada ministerio, porque eso complicaría aún más los fondos para el 2010.

El plan de ahorro y endeudamiento se manejó bajo el más estricto hermetismo, propio del círculo íntimo de Celso Jaque, y hasta los funcionarios de Hacienda se negaron a revelar detalles. Pero algunos datos de lo que se conocerá hoy ya trascendieron e indican que la Provincia necesitará, por lo menos, 200 millones de pesos para evitar el déficit antes de fin de año. Esto es plata líquida para cancelar compromisos ya asumidos y con una recaudación que crezca sólo 5 por ciento y no caiga ni un solo mes, es decir, el escenario más optimista de todos. Esto es diferente si uno piensa en la peor de las situaciones, en la que la recaudación disminuya y la ejecución presupuestaria no sufra modificaciones: en este caso se necesitan, al menos, 800 millones de pesos.

Estos son los números que conoció Jaque esta semana de boca de los ministros involucrados en el recorte: Adrián Cerroni y Raúl Mercau, de Hacienda y Producción, respectivamente.

Ante este panorama, Jaque y Cerroni parten la semana que viene a Buenos Aires para intentar conseguir financiamiento nacional o a través de algún préstamo con los organismos multilaterales de crédito.

Pero mientras, el plan de ahorro forzoso se pone en marcha desde hoy e incluye desde salidas telefónicas restringidas, recortes en todas y cada una de las compras de capital que aún no han sido ejecutadas y que estaban proyectadas, de vehículos y equipamientos, hasta alguna obra pública que no tiene parte del financiamiento nacional y programas que fueron originados con fondos de la provincia, entre otras cosas.

El paquete completo de medidas se confirmará hoy y no será a través de una conferencia de prensa. El propio ministro de Hacienda lo explicará ante quien lo requiera después de una semana de hermetismo obligado.poca obra pública. Una de la áreas que más teme el recorte es Infraestructura, que es el caballito de batalla de cualquier gobernador a la hora de enfrentar un proceso electoral. Pero esta será una de las que menos impacto sufrirá porque la mayoría de las obras que se piensa ejecutar en pocos meses tiene un porcentaje de los fondos comprometidos con financiamiento nacional y por esto no se puede postergar.

Lo que sí se utilizarán serán los remanentes propios de la subejecución. Esto es, en general, 40 por ciento de lo proyectado en la pauta no se concreta por demoras o trabas burocráticas y eso se utilizará para otros fines.

Lo que quedará relegado es la compra de vehículos proyectados en casi todos los ministerios, viajes, viáticos y otras cuestiones de menor impacto.

La falta de liquidez genera preocupación en Hacienda, pero no sólo para evitar un déficit antes de fin de año. El problema es que si algunas obras o acciones se demoran, esos fondos deberán ser incluidos en la pauta de 2010 y eso, desde ya, podría adelantar un presupuesto deficitario. Esto, teniendo en cuenta que la pauta de gastos que luego deberá ratificar la Legislatura comienza a elaborarse desde el próximo mes.

la clave. Los ingresos y su evolución son la clave. Así, la recaudación no es la esperada y el único impuesto que ha caído es el de Sellos, que marca una disminución de transacciones económicas como transferencias de propiedades y vehículos, mientras que los otros -Inmobiliario, Automotor e Ingresos Brutos- han crecido sólo de 5 a 6 por ciento, cuando se esperaba una suba de 15 por ciento.

En Hacienda calculan que si no surge otro problema que agrave el freno económico sufrido por la gripe A, antes de fin de año habrá un repunte económico que permitirá esquivar el temido déficit. Si eso no ocurre, las cuentas de la Provincia estarán realmente en problemas.

Comentá la nota