Lanzan en Europa y en Japón nuevos rescates a la economía

Alemania tendrá el mayor plan desde la posguerra; anuncios en Gran Bretaña e Italia
BERLIN.- Un día después de que se diera a conocer una ola de despidos a nivel mundial, con el anuncio de la eliminación de unos 85.000 puestos de trabajo en multinacionales de diferentes sectores estratégicos, la incertidumbre económica llevó ayer a varios países a dar un paso adelante para reactivar la producción y el consumo. Los gobiernos de Alemania, Reino Unido, Japón e Italia lanzaron planes de rescate para sortear los efectos de la grave crisis económica.

Con 66.000 millones de dólares, el paquete económico más ambicioso es el del gobierno alemán de Angela Merkel. El plan -el mayor desde el fin de la Segunda Guerra Mundial- incluye inversiones estatales, pagos asistenciales, rebaja de impuestos, reducción de costos laborales y nuevos subsidios para la compra de automóviles.

"Es la decisión de política interna más difícil que he tomado; frente a una crisis extraordinaria se requieren medidas extraordinarias", afirmó Merkel tras la reunión semanal del consejo de ministros. El plan se suma al aprobado por el Ejecutivo alemán en noviembre pasado, de 41.000 millones de dólares. Los expertos estimaron entonces que ese paquete sería insuficiente para revitalizar la economía.

Con el lanzamiento del nuevo plan, que deberá aprobar el Parlamento antes del 1° de febrero, Merkel trata de apuntalar la mayor economía de Europa, que entró en recesión el trimestre pasado y, según las predicciones, cerrará el año con una contracción económica del 2,25 por ciento.

El gobierno resolvió destinar la mayor parte de los fondos a mejorar las infraestructuras y la educación. Para estimular el consumo interno se aliviarán las cargas fiscales de los contribuyentes. El paquete incluye además un aumento de entre el 60 y el 70 por ciento en las prestaciones sociales a los hijos de familias desempleadas. Para fortalecer al vapuleado sector del automóvil -uno de los pilares de la economía alemana- se fomentará la compra de vehículos nuevos mediante subsidios a los compradores por valor de 3300 dólares.

Además, el gobierno dispuso que las compañías alemanas que sufran una grave falta de liquidez podrán recurrir a créditos y avales estatales de un fondo público adicional de 133.000 millones de dólares.

El desembolso estatal llevará a Berlín a un histórico aumento de su déficit público, superior al techo del 3 por ciento del producto bruto interno que establece la normativa comunitaria para los países de la eurozona.

Ayudas a empresas

Por su parte, la industria automotriz británica recibió ayer el espaldarazo del gobierno laborista de Gordon Brown, que anunció una ayuda al sector de unos 3250 millones de dólares en préstamos, según informó al Parlamento el secretario de Negocios del Reino Unido, Peter Mandelson.

Para Mandelson, las ayudas a la industria del automóvil no serán un cheque en blanco. "Cualquier intervención que hagamos estará bien orientada para asegurar que los negocios viables que afrontan dificultades consigan la liquidez y los créditos que necesitan", señaló.

Por su parte, el Parlamento japonés dio ayer el visto bueno a un salvavidas económico de 16.700 millones de dólares para las compañías amenazadas por la crisis. A través de estas ayudas, los bancos estatales entrarán en el accionariado de las empresas que se apunten al plan de rescate gubernamental. Además, el gobierno destinará otros 22.000 millones de dólares en ayudas financieras a los hogares para reactivar el consumo.

En Italia, el Senado aprobó una serie de medidas económicas, de 6500 millones de dólares, destinadas a familias y empresas. Ocho millones de personas de bajos ingresos se beneficiarán de desgravaciones fiscales, y las empresas verán reducida su carga impositiva en un 3 por ciento.

Finalmente, en Canadá se anunció un plan de reactivación económica por 32.600 millones de dólares.

Comentá la nota