Lanzan el canje internacional con aspiraciones modestas

Hay optimismo oficial, pero esperan menor adhesión que en el canje local.
A su vuelta de España, Cristina Kirchner se encontrará con la tarea de darle luz verde al canje de deuda internacional de préstamos garantizados, que se lanzará mañana o el viernes. La última decisión la tendrá la Presidenta, luego de evaluar con su Gabinete la conveniencia o no de salir al mercado, si bien en la Secretaría de Finanzas tienen todo listo. Es que ayer en Wall Street todos los mercados quedaron en rojo, tras conocerse los detalles del plan de salvataje de Obama.

Luego del éxito de la operación local, que alcanzó a la postre 99,5% de aceptación y logró postergar vencimientos por $ 15.000 millones, el Gobierno se apresta a convencer a los inversores internacionales.

Al tramo local le ofrecieron intercambiar los préstamos -emitidos poco antes del default de 2001- por un título con vencimiento en 2014, que tendrá un interés variable que dependerá de la tasa Badlar (la de plazo fijos por más de un millón de pesos), más un adicional de 2,75 puntos. Sólo para el primer año se fijó un compromiso de tasa fija de 15,4%. Los títulos nuevos incluyen una quita de 2% sobre el capital original.

Sin embargo, las expectativas del canje internacional son más moderadas. Desde el Gobierno "ya se alcanzó el objetivo con el canje local, y todo lo que entre suma. Un 40% sería muy exitoso", dijo un funcionario de Economía, que reconoció contactos informales con extranjeros que quieren ingresar. Hay $ 8.000 millones afuera.

El Bonar 2014, que fue el bono que se entregó en el canje local, estrenó ayer su cotización. La primera y única transacción del día se vendió a 49 pesos la lámina nominal de 100. Es decir, entrar al canje y salirse del título para obtener cash inmediatamente contempló un descuento de casi 50%. Es por ello que, con mentalidad fría, un operador de Nueva York explicó: "Si yo fuera tenedor de un préstamo garantizado y necesito liquidez como hace falta en Estados Unidos, no entro al canje, salvo que yo tenga otros intereses con la Argentina. Esperaría a que venza el título original, para que me paguen (vence este año), y luego veo qué compro con esa plata. Pero canjear y revender hoy en el mercado secundario no me conviene, pierdo 40% seguro".

A favor, la Argentina cuenta con que se canjeará un título más fácil de transar en el mercado, y que no se rige por la evolución de la inflación oficial, de la cual los inversores desconfían desde la intromisión de Guillermo Moreno en el INDEC, hace ya dos años.

Comentá la nota