El lanzamiento del nuevo DNI y el papel preponderante en las internas abiertas

Dentro del marco de la reforma política que quiere implementar el gobierno que llevaría a realizar internas abiertas de los partidos, también se prepara, en reserva, un anuncio con el que pretende lograr un fuerte impacto: la presidenta Cristina Kirchner presentará en sociedad dentro de menos de un mes el nuevo DNI, que costará 15 pesos, será íntegramente elaborado por el Estado, tendrá 30 medidas de seguridad digital e informática y, prometen, se tramitará en apenas cinco días en la Capital Federal y en el Gran Buenos Aires, si se cumplen las previsiones oficiales.
El ministro del Interior, Florencio Randazzo, pasó varias horas de los últimos días en la nueva planta impresora, que funcionará en Parque Patricios, para ajustar detalles, según revelaron altas fuentes gubernamentales. Durante el lanzamiento, que encabezará Cristina Kirchner, se exhibirán, además, las nuevas y modernas instalaciones. "Será una gran noticia.

Es un sistema revolucionario de verdad: sorprenderá a todos y queremos mostrarlo. Será un DNI del Primer Mundo", afirmó ayer un alto funcionario en Balcarce 50. Se le quiere dar al anuncio un carácter fundacional, con el Estado como aliado, fiel al estilo kirchnerista.

Los primeros documentos nacionales de identidad (DNI) se podrán tramitar desde febrero o marzo de 2010. Será elaborado, al igual que ahora, en el Registro Nacional de las Personas (Renaper), que depende de la cartera de Interior.

"El DNI será único e intransferible.

Tendrá los mismos datos que el actual, pero con tecnología y material elaborado por el Estado y por personal estatal. Ese es el mayor logro. Cien por cien elaborado por el Estado y a costos muy bajos", exaltaron en el Gobierno.

Apenas asumió Randazzo, recibió la orden de Cristina Kirchner de poner en marcha el nuevo sistema estatal. La Casa Rosada quiere superar el estigma del escándalo Siemens-DNI, una denuncia de corrupción que envolvió a gobiernos anteriores y que investiga aún el juez federal Ariel Lijo.

Sin compulsividad

La tramitación del DNI no será compulsiva: cada ciudadano la hará cuando la necesite, ya sea a los 16 años, o por pérdida o robo.

"Y habrá quien quiera tener el nuevo y vaya y lo saque", dicen personas del Gobierno.

El primer documento, el de los recién nacidos, seguirá siendo gratis, según indicaron las fuentes. El que se saca a los 16 años costará 15 pesos y los duplicados o triplicados podrían rondar los 40 pesos.

En Capital Federal y provincia de Buenos Aires debería entregar en no más de cinco días, según prometen. En la actualidad, tarda a veces hasta un año.

Comentá la nota