Lanza Boudou canje de deuda en pesos por 7.000 millones

Por: Pablo Wende

El ministro de Economía, Amado Boudou, decidió acelerar los pasos para lanzar un canje de bonos, que se efectuaría a más tardar la semana que viene. Tal como adelantó el lunes Ámbito Financiero, se concentrará en reemplazar los títulos de plazos más cortos y en esta primera etapa se concentrarán exclusivamente en aquellos nominados en pesos que ajustan por inflación (índice CER). El monto que estaría involucrado en esta transacción específica asciende a unos $ 7.000 millones.

Así se lo confirmó Boudou ayer a este diario, tras haber participado en el lanzamiento de las nuevas series de Cédulas Hipotecarias (ver nota aparte). «Nuestro objetivo en esta etapa es concentrarnos en administrar nuestros pasivos y así despejar vencimientos de 2010 y 2011». El ministro continuó indicando que «ya estamos en la etapa de análisis para determinar qué nuevo bono se ofrecerá a los tenedores».

Lo más probable es que se reabra el Bocan 2014, el bono que se utilizó en el canje de Préstamos Garantizados (PG) en enero y que fue bien recibido por bancos y otros inversores institucionales. Este título ajusta su capital según la evolución de la Badlar, tasa de plazos fijos mayoristas, que releva diariamente el Central. Este indicador no sufrió el descrédito del CER. La lista de títulos elegible también está en elaboración. No ingresará el Bogar 2018, pese a que está nominado en pesos, ajusta por CER y presenta abultados vencimientos. Esto se debe a que en realidad es un bono que consolida deuda de las provincias y, por lo tanto, no tendría peso en las cuentas públicas.

Sí, en cambio, son elegibles todos los Bocon (Bonos de Consolidación) tanto previsionales como proveedores. También podrían ingresar algunas series de PG que no entraron en el canje de principios de año.

En cambio, no entrarán en la transacción los bonos en pesos ajustados por CER que no presentan vencimientos en los próximos dos años. El objetivo, en definitiva, es concentrarse en despejar vencimientos que tiene por delante el Gobierno de Cristina de Kirchner y descartar cualquier temor a un incumplimiento. Los bonos Discount y Par, que surgieron en la reestructuración de 2005, no entran en la lista de «canjeables» justamente porque no presentan vencimientos de capital por lo menos hasta después de 2020.

Consultado por una nueva propuesta a los «holdouts», Boudou aclaró que «se está trabajando», pero que todavía no hay una fecha concreta. «Quedan todavía aspectos que deben ser definidos», agregó. Sucede que Néstor Kirchner quiere reflotar la posibilidad de volver a la propuesta de setiembre de 2008, que incluía un pago en efectivo por parte de los bonistas. Claro que para ello sea posible debería mejorar todavía más el clima financiero y la cotización de los títulos.

Según sostienen en el Ministerio de Economía, los vencimientos de 2010 ascienden a u$s 13.500 millones, pero prácticamente la mitad está en manos de entes estatales como la AFIP y la ANSES. Si se suma la refinanciación ya prácticamente acordada con organismos multilaterales, quedan unos u$s 5.000 millones. En la medida en que se lleven adelante exitosamente los nuevos canjes de deuda planeados (arrancando por el de títulos nominados en pesos con ajuste CER), se reducirá la necesidad de salir a buscar financiamiento. Boudou manifestó en varias oportunidades que aspira a que la Argentina recupere la posibilidad de financiarse en los mercados voluntarios a fin de año.

Otra alternativa que hace tiempo se baraja en la Secretaría de Finanzas que maneja Hernán Lorenzino, es emitir Letras en pesos a plazos promedio de seis meses para captar parte de la liquidez excedente en los bancos y, al mismo tiempo, tapar baches de financiamiento. Pero hasta ahora se mantiene sólo como una alternativa que también podría aplicarse para las necesidades de fondos frescos que siempre se presentan a fin de año.

Comentá la nota