PJ lanza amnistía para atraer a Massa y blindarse en 2019

PJ lanza amnistía para atraer a Massa y blindarse en 2019

Reformará la Carta Orgánica para evitar expulsiones de dirigentes que fueron candidatos por afuera del partido. El “indulto” también alcanza a los intendentes peronistas. Espinoza junta al Congreso.

El PJ bonaerense prepara una amnistía para todos los dirigentes que fueron candidatos por afuera del partido a través de la reforma de la Carta Orgánica. Es el primer gesto tangible de unidad enfocado en figuras como Sergio Massa, pero también peronistas como el kirchnerista Fernando Espinoza o intendentes renovadores como Gustavo Menéndez (Merlo) y Fernando Gray (Esteban Echeverría), máximas autoridades del peronismo bonaerense, que resultaron electos en la lista de Unidad Ciudadana, un frente que excluyó al PJ para aislar a Florencio Randazzo en las legislativas del año pasado.

La letra chica sobre la reforma de la Carta Orgánica, donde se prohíbe que integrantes del partido sean candidatos por otras listas, se comenzará a debatir el jueves para llevar una propuesta definida a la reunión del Congreso PJ que se celebrará el sábado 17 de marzo bajo la presidencia de Espinoza. La urgencia del peronismo bonaerense en dictar esta amnistía no sólo apunta a fortalecer y reunificar a la tropa bajo una misma boleta en 2019. También apunta a blindar judicialmente al partido ante un eventual pedido de intervención motorizado por Eduardo Duhalde, el peronista más cercano a la Casa Rosada. 

Menéndez, titular del PJ bonaerense, viene de encabezar una maratónica gira para intentar reunificar al peronismo. Semanas atrás se encontró con Cristina de Kirchner en el Instituto Patria. Y este fin de semana acompañó al gobernador de San Juan, Sergio Uñac, en la Fiesta del Sol. Allí coincidió con el bonaerense Julián Domínguez, otro que estuvo reunido con la expresidenta para limar asperezas, y con Alberto Rodríguez Saá, autor del lema "Hay 2019" para motivar electoralmente al atomizado PJ.

A Uñac intentan convencerlo de animar una primaria con Rodríguez Saá, Agustín Rossi y Jorge Milton Capitanich para definir el candidato presidencial del pan peronismo el próximo año. Pero este fin de semana, el gobernador de San Juan les dejó claro a sus invitados que su intención es reelegir como gobernador provincial. La principal incógnita es qué hará Cristina de Kirchner el año próximo, teniendo en cuenta que de acuerdo con los resultados electorales de 2017, se mantiene como la dirigente opositora con más votos a nivel nacional. 

Por ahora, al menos en el peronismo bonaerense nadie descarta a Cristina candidata en 2019. Sin embargo, la liga de gobernadores del PJ apuesta a la renovación a pesar de las derrotas que sufrieron figuras como Juan Manuel Urtubey (Salta) y Juan Schiaretti (Córdoba) en sus distritos frente a Cambiemos. Por eso los gobernadores buscarán desdoblar en masa las elecciones locales del próximo año ante la falta de una boleta nacional potente que les arrastre votos en sus provincias. 

El proceso de reunificación peronista, al menos en la provincia de Buenos Aires, tiene como principales objetivos a Massa y a Randazzo. El tigrense sufre una crisis en Tigre luego de la derrota del Frente Renovador en la tramo municipal de la boleta ante el actor Segundo Cernadas, de Cambiemos. El acuerdo con Margarita Stolbizer también tambalea. El próximos 5 de marzo en santa Fe, la diputada del GEN reunirá a la mesa nacional del GEN y se encontrará con el gobernador socialista Miguel Lifschitz. El mandatario impulsa una armado nacional "progresista" que incluye no sólo a Stolbizer sino también a Martín Lousteau y a Ricardo Alfonsín, un díscolo de la UCR ante Mauricio Macri.

La eventual implosión política de Cambiemos es la principal apuesta política de Cristina. Si el armado de radicales disidentes que acompañan a Alfonsín, junto al caudal electoral de Lousteau, logran restarle a Cambiemos una base electoral de 10 puntos, el pan peronismo unido estaría de nuevo en condiciones de disputar el pode el próximo año. Al menos, según el cálculo de la ex presidente.

Pero la reunificación se cocina por ahora a fuego lento. A la resistencia de Massa de volver a confluir con figuras como Máximo Kirchner, Aníbal Fernández o Hugo Moyano se suma el mutismo inalterable de Randazzo. El próximo intento de unidad estará a cargo de el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, quien será el anfitrión de un nuevo "Encuentro de la Militancia Peronista" el 16 y 17 de marzo.

Coment� la nota