LANÚS | POLÍTICA Todos apuestan a mejorar su representación en el Concejo

 LANÚS | POLÍTICA    Todos apuestan a mejorar su representación en el Concejo
A diez meses de los comicios legislativos, todo el espectro político del distrito se entusiasma con sus posibilidades de aumentar su participación en el Concejo Deliberante. No obstante, quien tendrá más por perder será el oficialismo, que pondrá en juego ocho de las doce bancas en juego.

El clima electoral con el que comenzó el 2009 toma cada vez más temperatura en Lanús y a diez meses de los comicios todos los sectores confían en sus posibilidades de incrementar su participación en el Concejo Deliberante.

De todos los actores de peso, quien pondrá más lugares en juego será el oficialismo, que arriesga cinco concejales por el Frente para la Victoria (Héctor Montero, Juan Munin, Vanina Castro, José Sierra y Alfredo Giorno) y tres por el Partido Justicialista (Omar García, Griselda Regueira y Mario Moschino).

Para conseguirlo el sector que conduce el intendente Darío Díaz Pérez deberá redondear una elección soberbia y conseguir más del 60 por ciento de los votos. Algo bastante improbable si se tiene en cuenta que esos guarismos nunca fueron alcanzados ni siquiera por el fallecido es intendente Manuel Quindimil, quien fuera el máximo referente político del distrito en las últimas décadas.

Pese a eso, el propio jefe Comunal aseguró días atrás estar confiado en que el sello del PJ y tener enfrente una oposición “fragmentada” le permitirá al oficialismo “ganar cómodamente” las elecciones y “mantener la mayoría” parlamentaria.

Al margen de la confianza del mandatario, desde la vereda de enfrente varios sectores se entusiasman con sacar rédito de la baja en la imagen del kirchnerismo y aumentar su representación legislativa.

En ese abanico de aspirantes a quedarse con algunas de las bancas que pondrá en juego el FpV-PJ se encuentra la Coalición Cívica, que pese a perder dos ediles se entusiasma con la alianza con la UCR que teje su Elisa Carrió; el Pro, que no pondrá nada en juego y confía llegar al piso del 8,33 por ciento para sumar otro espacio; y Unión Celeste y Blanca, que de la mano del armado de Roberto “Chirola” Díaz buscará sumar poder para el sector identificado como peronismo disidente.

A este grupo debe sumársele también la facción de “peronistas disidentes” y los radicales que se encolumnan detrás de la figura del protagonista del voto no positivo en el Senado, que derivó en la derogación de la resolución 125: el vicepresidente de la Nación, Julio Cobos.

Respecto a los primeros, todo dependerá de lo que suceda con el bloque de diputados nacionales que se desprendieron del bloque oficialista para conformar un interbloque denominado “justicialismo federal”.

Los acuerdos que se den en ese contexto ocurrirán en un escenario local donde, si bien se llegó a un entendimiento en las últimas internas partidarias, hay varios referentes que no se sienten representados con la línea K y con el deceso del caudillo Manuel Quindimil quedaron liberados para “jugar de manera independiente”; como José Luis Bianchi, Orlando Gandini, Gustavo Klapith y Roberto Rial, entre otros.

En cuanto a los “cobistas”, el referente en Lanús de la fuerza que fogonea el vicepresidente es Carlos Besana, quien en las últimas semanas adelantó que el espacio presentará una lista en las elecciones de octubre.

No obstante, aún no hay definiciones al respecto dado que como sucede con el “peronismo disidente” y el resto de la oposición, en Consenso Federal aún no hay certezas respecto a si habrá alianzas con otros sectores y, en caso de darse, cuáles serán estos.

Comentá la nota