Lanús paró en seco a Colón

En el Sur, el equipo de Zubeldía goleó por 3-0 al Sabalero que hacía tres partidos que no perdía. Los goles fueron de Menéndez, Blanco y Salcedo, de penal (después Pozo le atajó otro). El equipo de Mohamed necesitaba la victoria para acercarse a los líderes.
Fue un doble golpe el que le propinó Lanús a Colón. Porque, pese a las especulaciones que circularon en la semana que involucraban a Banfield, uno de los líderes y enemigo número uno del equipo de Luis Zubeldía, lo frenó en su carrera hacia la corona y le puso suspenso a la clasificación a la próxima Copa Libertadores. El inapelable 3 a 0 le permitió a Lanús achicar las distancias: ahora, quedó a tres puntos de los santafesinos (62 a 59) en la tabla acumulada...

Lo ganó Lanús porque fue práctico, contundente, y porque tuvo a Menéndez como el más destacado y a Aguirre como su lugarteniente. Y lo perdió Colón, que quedó a 4 puntos de los punteros con un partido más, porque no tuvo ni el fútbol ni la rebeldía que tienen los serios aspirantes al título.

Arrancó algo más ambicioso el local. Con Marcos Aguirre y Sebastián Blanco tratando de hacer daño por las bandas. Con el paraguayo Santiago Salcedo pivoteando y con Agustín Pelletieri mandando en la zona del mediocampo. Igual, ese predominio no le alcanzó como para hacer la diferencia. En el primer cuarto de hora tan sólo generó dos llegadas: una media vuelta de Salcedo y una volea de Blanco; ambas definiciones se fueron por encima del travesaño.

Colón se mostró contenido, sin incursiones en el ataque, deslucido, lejos de ser ese equipo que tantos elogios viene acaparando. Al estar muy desconectados Esteban Fuertes y Federico Nieto de los volantes, la única forma de trepar en el campo fue con pelotazos frontales, a dividir. Tampoco funcionó ese fórmula tan eficaz que llega desde los costados: ni Ricardo Gómez ni Ismael Quilez estuvieron certeros con los centros.

Atrás, encima, los de Mohamed, extrañamente, no trasmitieron solidez. La línea de tres tuvo varios desacoples que, de no ser por el egoísmo de Aguirre (prefirió rematar al arco cuando Salcedo entraba solo por el medio) y la estupenda atajada a los 21 minutos de Diego Pozo ante Cristian Menéndez, podría haberlo resuelto el partido antes.

Pasada la media hora, cuando se fue lesionado Ricardo Gómez, Colón modificó su dibujo táctico: Germán Rivarola y Quilez "bajaron" a los laterales y Nicolás Torres pasó al medio. El 4-3-1-2, con Facundo Bertoglio como enlace, le dio más volumen de juego y comenzó a inquietar al arquero Agustín Marchesín.

A los 31, otra vez por el sector izquierdo de la defensa de Colón, Menéndez se filtró y su centro atrás no pudo ser conectado con precisión por Aguirre. Dos minutos más tarde, los santafesinos estuvieron cerca de abrir el marcador. Sin embargo, la veloz contra fue desaprovechada por Nieto, quien definió sin convicción y permitió la reacción de Aguirre.

Se moría la primera etapa cuando Lanús se encontró con el gol de la justicia, el que abrió el camino a la victoria. Aguirre no dio por perdida una pelota por la derecha. Los defensores se durmieron, Rafael Furchi dio bien la ley de la ventaja (también había acertado en anularle un gol a Fuertes por mano previa) y el volante sacó un centro milimétrico para la zurda goleadora de Menéndez.

Mohamed se la jugó y mandó a la cancha a Barinaga. Pero ese intento por ser más agresivo se desvaneció cuando a los 4 minutos Blanco empalmó de zurda un centro, uno más, de Aguirre. Y cinco minutos más tarde, Salcedo, que en el final no pudo hacer doblete (Pozo le atajó un penal) desde los doce pasos lo liquidó...

Comentá la nota