Lanús le dio un duro golpe a la pretensión de San Lorenzo

El local sacó apenas 5 de los últimos 18 puntos. Los goles:Lagos, Bergessio, Sand y Salvio.

Por: Fernando Gourovich

No podía seguir despilfarrando oportunidades. Era ahora, anoche, o nunca. No supo. No pudo. No tuvo ni un mínimo reflejo de aquel equipo que llegó a conseguir seis victorias en cadena y que supo acaparar múltiples elogios. No hubo respuesta colectiva ni individual. Tampoco las hubo desde el banco. Volvió a mostrar cero fútbol y ni siquiera tuvo la actitud que supo tener Newell's para levantarle un 1-3. Encima, se topó con un Lanús que se pareció muchísimo al Lanús campeón de Ramón Cabrero. Es cierto que San Lorenzo sigue en la punta, pero hoy lo pueden pasar Tigre y Boca. Y además quedó instalada la sensación de que perdió mucho más que un partido.

A San Lorenzo, el encuentro se le tornó muy complicado desde el arranque. Y en ello mucho tuvo que ver la tensión que se respiraba en el ambiente. Porque el clima externo pareció nublar a San Lorenzo. Así, los nervios de los de adentro y la impaciencia de los de afuera se transformaron en un combo letal para que todas las cosas le salieran al revés desde el comienzo.

Ya al minuto de juego empezó a reflejarse lo que iría a ocurrir a lo largo de toda la etapa inicial. Eduardo Salvio ensayó una corrida eterna con los volantes locales atinando sólo a mirarlo. Salvio descargó para Diego Lagos y Orion le tapó el tiro a éste. Enseguida llegó un centro y el cabezazo de José Sand pasó por encima del travesaño. Un Lanús rápido, lúcido y simple ante un San Lorenzo que era pura confusión.

San Lorenzo no sólo careció de fútbol asociado, sino que además estuvo descompensado en el fondo y sin presencia en el medio. Entre lo oscuro de un Cristian Ledesma desconocido y lo verde de un Salvador Reynoso que no pudo disimular que se trató de su debut en Primera, los volantes no lograron frenar en ningún momento el toque visitante. Lanús era filoso en ataque y las corridas de Salvio lastimaban una y otra vez.

San Lorenzo se mostró como un equipo sin identidad. Y quedó claro que Pablo Barrientos es el único que le puede cambiar la cara con algún arresto individual. Desaparecido Ledesma, el Pitu no tuvo socios futbolísticos. Gonzalo Bergessio está muy lejos del nivel con que supo deslumbrar en el semestre pasado. Y Andrés Silvera peleó el partido de espalda al arco y muy lejos del área. Nada peor para un delantero de sus características.

A los 12, Diego Lagos le robó una pelota a Nicolás Bianchi Arce y encaró con pelota dominada en diagonal. Ya en el área, le pegó bajo y al primer palo para el 1 a 0.

San Lorenzo encontró un respiro con una pelota parada sobre los 26. Barrientos mandó el córner, Reynoso la conectó de cabeza y Bergessio empató desviándola levemente. Lejos de tranquilizarse, San Lorenzo siguió partido y Lanús supo leer eso a la perfección para golpear con un gran sentido de la oportunidad.

A los 32, Gastón Aguirre se durmió y Sand lo aprovechó para volver a adelantar a Lanús. Y antes del cierre de la etapa, Sebastián Blanco armó una jugada fantástica por derecha y le sirvió el gol a Salvio. El 3 a 1 desató mucha ira contra Miguel Angel Russo en la platea. En la popular reaccionaron primero con silencio y después con reproches.

La semana pasada, en Rosario, San Lorenzo se fue al descanso con el mismo marcador, pero a favor, contra Newell's. Y no supo sostener la ventaja. Anoche amagó con una remontada similar porque en los dos minutos iniciales estuvieron cerca Barrientos y Diego Rivero. Pero ese impulso fue perdiendo consistencia con el correr de los minutos. Hubo un tiro de Bergessio en el travesaño, a los 36. Pero, al cabo, resultó incapaz de sostener su candidatura. Y no mostró la chapa de un verdadero pretendiente al título.

Comentá la nota