LANÚS | CONCEJO DELIBERANTE Para Montero, "la oposición se equivocó al no aprobar la rendición de cuentas"

El jefe de la bancada oficialista de Lanús justificó las argumentaciones presentadas por el Departamento Ejecutivo y aseguró que "el presupuesto fue bien utilizado" durante 2008. En este sentido, rechazó las críticas de parte del arco opositor y consideró que "hicieron una mala lectura" respecto a cómo administró los fondos el gobierno comunal.

El presidente del bloque del Frente para la Victoria en el Concejo Deliberante de Lanús, Héctor Montero, salió ayer al cruce de los cuestionamientos de la oposición al modo cómo el gobierno de Darío Díaz Pérez administró los fondos municipales durante 2008 y aseveró que "el presupuesto fue bien utilizado".

En diálogo con este medio, el edil recordó que el cálculo de recursos fue "hecho en muy poco tiempo a fines de 2007 a comienzo de la gestión" cuando no "se tenía un análisis exacto de la situación del distrito". "Pese a eso el presupuesto fue muy bien utilizado ya que, independientemente de que haya habido muchas modificaciones en el organigrama, se lo hizo de una forma muy responsable", completó.

En esta línea, sostuvo que "la oposición se equivocó al no aprobar la rendición de cuentas" el viernes de la semana anterior y vinculó esta postura a "cuestiones políticas" que no "se justifican por el análisis" de los documentados remitidos por el Ejecutivo.

"Hicieron una mala lectura, por ejemplo, a la hora de las críticas de lo destinado a áreas como salud o educación", remarcó el concejal al tiempo que indicó que "allí se priorizó por sobre lo municipal lo aportado por Nación y Provincia".

La rendición de cuentas del presupuesto final de 2008 (que cerró en casi 266 millones de pesos) fue aprobada el viernes gracias al voto del oficialismo y sus aliados parlamentarios: el Partido Justicialista y los bloques unipersonales Por Justicia Social y Libres del Sur.

Mientras que contra el expediente enviado por la administración de Díaz Pérez se pronunciaron la bancada del ARI-Coalición Cívica, Solidaridad e Igualdad, Unión Celeste y Blanco y el PRO.

La justificación a su negativa radicó en la argumentación de que no se había cumplido con lo proyectado y que el Intendente no haya utilizado los denominados "superpoderes" con los que fue asistido (capacidad para reasignar partidas) de modo discrecional sino que, en cambio, priorizara algunas cuentas por sobre otras.

En este punto, el cuarto candidato de la lista local del FpV minimizó la imputación y destacó la importancia de "haber podido darle un importante aumento a los trabajadores municipales".

"Fuimos la comuna que más le dio a sus empleados y eso inevitablemente se llevó un número importante en el presupuesto (cerca del 24 por ciento), pero era algo que se debía hacer y que no es cierto hizo descuidar otras áreas de acción social", subrayó.

Y puntualizó de inmediato que "entre otras cosas se cambiaron los antiguos bolsones de comida por tarjetas sociales" y se "comenzaron a realizar una importante cantidad de obras que desde hace mucho tiempo eran necesarias, como asfaltos y el puente carretero de Escalada".

Comentá la nota