LANÚS | CONCEJO DELIBERANTE Desde el oficialismo le bajaron el tono a la discusión por las luminarias

 LANÚS | CONCEJO DELIBERANTE    Desde el oficialismo le bajaron el tono a la discusión por las luminarias
El presidente de la bancada del Frente para la Victoria, Héctor Montero, negó que la licitación para el mantenimiento del alumbrado público del distrito haya sido direccionada y vinculó las criticas de la oposición a “un desconocimiento de la cuestión”. Asimismo, reconoció que hay una intención de “cambiar de empresa” y advirtió sobre la posibilidad de que se realice una contratación directa hasta fin de año.

El titular del bloque del Frente para la Victoria, Héctor Montero, salió al cruce de las acusaciones de presunta “direccionalidad” en la elección de la empresa encargada de prestar el servicio de conservación y mantenimiento del alumbrado público del distrito y aseguró que “las críticas” de la oposición por la caída de dos procesos licitatorios se deben a “un desconocimiento de la cuestión”.

Además, el concejal oficialista reconoció que “la imagen” que tiene el actual gobierno de la compañía que presta el servicio desde 1972 (Columbia) “no es la mejor” y advirtió que “hay varios puntos que llevaron a que se desee cambiarla”.

En diálogo con Info Región, el edil desestimó los dichos del bloque de la Coalición Cívica, que acusaban el Ejecutivo de promover que la adjudicación quede en manos de Covelia, y explicó que “todavía no hubo una resolución” por incumplimiento de los oferentes.

“No hay nada de eso que se está diciendo. En su momento se cayeron los procesos porque al abrirse los sobres ninguna de las dos empresas cumplía con toda la documentación”, aclaró en referencia a Covelia y la mismísima Columbia.

Luego de las declaraciones realizadas desde la CC, el tema adquirió estado público y circuló la versión de que la licitación estaba siendo direccionada a partir de la presión ejercida por el líder de la CGT, Hugo Moyano.

El argumento, expuesto por Mariano Amore y retomado por medios tanto locales como nacionales, plantea que la estrecha relación del “camionero” con la empresa de recolección de residuos y el Gobierno nacional habría sido clave a la hora de presionar a una gestión “kirchnerista”, en un negocio que implica más de tres millones de pesos al año.

Una vez que el tema salió a la luz, desde el Municipio dieron marcha atrás el proceso licitatorio y anunciaron la posibilidad de realizar una contratación directa hasta fin de año, “para poner paños fríos a la situación” en un año que, marcado políticamente por las elecciones legislativas de octubre, no permite dar pasos en falso plausibles de ser caldo de cultivo para los cuestionamientos de la oposición.

Consultado sobre este punto, Montero afirmó desconocer la posibilidad, aunque señaló que “podría ser una buena alternativa hasta que la situación se normalice”. “Aún no ha llegado nada al Concejo, pero en caso de que llegue será algo para tener en cuenta ya que aseguraría que siga brindándose el servicio mientras se resuelve la licitación”, puntualizó.

Comentá la nota