LANÚS | CONCEJO DELIBERANTE Aumenta la tensión por las antenas telefónicas

Una ordenanza establecía que ayer se cumplía el plazo para el desmantelamiento de las torres erigidas en las zonas residenciales del distrito; sin embargo, por presión de las empresas, el Concejo Deliberante válido una nueva prórroga de sesenta días.
La decisión no conformó a ninguna de las partes en pugna, y la ahora la palabra final la tendrá la Justicia.

La controversia desatada en torno a las antenas de telefonía móvil erigidas en el distrito, sindicadas por un considerable número de vecinos como generadoras de graves enfermedades, volvió al Concejo Deliberante luego de que las empresas confirmaran su decisión de no cumplir con el decreto que las obligaba a desarmar las ya instaladas en zonas residenciales.

El viernes, previo a la sesión, en una reunión con representantes legales de tres de las compañías que trabajan en el partido, los presidentes de los distintos bloques políticos acordaron una salida salomónica ante la presión: una prórroga de sesenta días para el desarme.

La decisión no conformó a ninguno de los dos sectores. Al de las empresas, porque exigían seis meses para regularizar la situación, y al de los vecinos porque advierten que cuánto más se tarda, más peligros de contraer enfermedades se corren.

El concejal macrista Jorge Schiavone, tras la consulta de este medio, reconoció que el "el Concejo está en una situación difícil", porque se encuentra "entre dos actores que exigen con igual fuerza", y admitió que "todo lo que se hace parece poco".

En este punto, explicó que mientras "la gente quiere que se desarmen las antenas por temor a las enfermedades, las empresas nos aseguran que de hacerlo se cae toda la red de servicios".

El debate sobre el tema comenzó meses atrás, cuando Darío Díaz Pérez promulgó por decreto una ordenanza sancionada por en el Parlamento que prohibía instalar nuevas antenas de telefonía móvil en zonas residenciales y obligaba a desarmar las existentes en un lapso de 60 días hábiles.

Ese período culminó ayer, por lo que a partir de hoy el distrito debería estar libre de torres en las zonas residenciales. Sin embargo, la ordenanza aprobada el viernes cambio el escenario y puso en manos de de la Justicia la decisión final.

"Nuestra intención no era extender el plazo, pero hay un recurso de amparo sobre el que no podemos pasar", explicó el jefe de la bancada del FpV, al tiempo que aseguró que la intención sigue siendo "que se realice la desinstalación".

A la espera de que la Justicia de su veredicto, el Parlamento convocará una serie de audiencias públicas de las que participaran representantes de los cuatro sectores involucrados: el Gobierno, el Concejo, los vecinos y las compañías.

"Ahí vamos a tratar de alcanzar algún tipo de entendimiento entre todos, porque hay un reclamo muy fuerte de gente que tiene familiares enfermos por estos motivos", explicó el presidente de la bancada del PJ, Omar García.

El argumento de las empresas.

Los puntos sobre el que se basa la negativa de las compañías son la ausencia de informes médico/científicos que certifiquen los presuntos efectos nocivos de las ondas irradiadas por las antenas y la aseveración de que el desarme dejaría sin servicio no sólo a Lanús sino a distritos vecinos.

En este último sentido se advirtió que quedarán incomunicados los barrios periféricos donde no llega la telefonía fija y se complicará el trabajo de la policía, bomberos y toda el área de asistencia de Salud.

Comentá la nota