LANÚS | CONCEJO DELIBERANTE Aprobaron la ordenanza preparatoria fiscal e impositiva

En la sesión ordinaria de ayer, el Concejo Deliberante de Lanús aprobó por mayoría el proyecto para la nueva ordenanzas fiscal e impositiva que, en caso de ser ratificada por la Asamblea de Mayores Contribuyentes, regirá a partir del año que viene. Además, el Cuerpo convalidó realizar un llamado a licitación por el servicio de alumbrado público y un compromiso de fondos de tres millones trescientos mil pesos durante los próximos tres años.

El Concejo Deliberante de Lanús aprobó, gracias al voto positivo de casi dos tercios del Cuerpo, la preparatoria de la nueva ordenanza fiscal e impositiva, ayer por la tarde en el marco de una nueva sesión ordinaria. Ahora, la propuesta del Departamento Ejecutivo volverá a tratarse el próximo jueves en la Asamblea de Concejales y Mayores Contribuyentes.

De ser refrendada allí las modificaciones en los términos y los valores de la ordenanza fiscal vigente serán puestas en vigencia a partir del 1 de enero de 2009.

El expediente había ingresado el martes al Parlamento y ayer contó con el respaldo de los once concejales del bloque del Frente para la Victoria, el representante de la bancada unipersonal Por Justicialista Social, Francisco Malvaso, los tres del Partido Justicialista, los dos de Unión Celeste y Blanco y el monobloque del SI.

En tanto, el arco opositor compuesto por los cinco concejales que integran las bloques del ARI-Coalición Cívica, el PRO y Recrear se pronunciaron contra la modificación tributaria.

El encargado de defender el proyecto en el recinto fue el titular de la bancada oficialista, Héctor Montero, al destacar que no se trataba de “una suba sino de una actualización” tras catorce años “sin ningún tipo de modificación”. “Además, el ‘aumento’ es ínfimo ya que los mayores son apenas treinta pesos bimestrales, es decir, cincuenta centavos diarios”, justificó.

Como había indicado Montero en la previa a Info Región, la nueva normativa mantiene la división de las propiedades en las categorías viviendas, comercio e industrias; pero establece una reforma en cuanto a las zonas de acuerdo con la sección catastral de los inmuebles y su ubicación geográfica.

A partir de la modificación, Lanús estará dividido en cuatro “cinturones” que irán en escala gradual (A, B, C, D): el primero (A) corresponderá al sector del microcentro y sufrirá un incremento en los tributos del 70 por ciento, mientras que la última zona (D) corresponderá a las zonas más alejadas y precarizadas, y tendrá un incremento cercano al 25 por ciento.

Además de la de los tres servicios básicos prestados por el Municipio, también sufrirán modificaciones las tasas de Seguridad e Inspección de Higiene, por Habilitación de Comercios e Industrias, Derecho por Publicidad y Propaganda, entre otros.

En cuanto a la posición del resto de las bancadas, la actitud que más sorprendió fue la del PJ, dado que hasta ahora venía siendo el sector más crítico a la gestión de Darío Díaz Pérez.

Esta vez, en cambio, el jefe de bloque, Omar García, expuso durante su alocución la coincidencia del sector con la iniciativa y el voto positivo de la bancada, gesto que toma otra dimensión en el marco de una interna justicialista que acercó a ambas corrientes del justicialismo local.

En cuanto a los bloques contrarios a la modificación, todos aseguraron estar de acuerdo “en cuanto a la cuestión de fondo”, aunque, destacaron el “poco tiempo que el expediente estuvo en el Concejo”.

“Hay cosas que nos están claras y nos justaría que nos dieran un poco más de tiempo para estudiar en detalle. Por ejemplo, qué parámetros se tomaron para definir las distintas zonas. No nos oponemos a un aumento pero lo ideal hubiera sido que se presente el funcionario correspondiente para dar explicaciones”, expresó el edil del ARI y presidente de la Comisión de Hacienda y Presupuesto, Pedro Gómez.

Por su parte, el edil macrista Jorge Schiavone aseveró ser consciente de la necesidad de un cambio en la estructura tributaria, pero, como sus pares, advirtió que “el tiempo de trabajo del expediente no fue el suficiente para un análisis exhaustivo”.

“Nadie está en contra sino que pedimos una mayor discusión y análisis”, completó.

Durante el encuentro también se convalidó realizar un llamado a licitación por el servicio de alumbrado público y comprometer tres millones trescientos mil pesos del presupuesto municipal durante los próximos tres años para hacer frente a ese gasto.

Además, el Cuerpo validó una convocatoria de empresas para la limpieza del Arroyo Millán y refrendó una prórroga hasta fin de año con la firma Columbia, actual prestadora del servicio de luminarias.

Comentá la nota